Lucas 6:17-49 Antigua hospitalidad bíblica para hoy (Entrekin) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 6:17-49 Antigua hospitalidad bíblica para hoy (Entrekin) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 6:17-49 Antigua hospitalidad bíblica

Por Dra. Heather Entrekin

Ayer, en el memorial servicio para Mary Kay Meyer, se predicó esta escritura. Nadie leyó estas palabras. No fue uno de los textos seleccionados para el servicio. Pero estas palabras fueron predicadas, sin embargo: Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el reino de Dios.

Estas palabras son verdaderas. El corazón de Dios pertenece a los pobres. La presencia, la justicia y el amor de Dios se verán entre los pobres. Estas palabras deben ser ciertas, porque cuando alguien vive como si lo fuera, cientos vienen, cientos, a la presencia de Dios.

Recuerdo que Mary Kay habló en una de nuestras conferencias Unmack en Prairie hace un par de años. atrás. Citó otra enseñanza de Jesús, de Mateo 25, que va de la mano con el Sermón de la Llanura de Lucas, “…cuantas veces lo hicisteis por uno de mis hermanos o hermanas más pequeños , lo hiciste por mí.” La recuerdo leyendo esas palabras y diciendo simplemente, “Simplemente creo que son ciertas.” Y con esa creencia, dedicó su vida a los pobres, viviendo en Shalom House y brindando refugio, comida y esperanza a los hombres sin hogar allí. Su cuidado por los pobres fue mucho más allá de Kansas City. La echaron del Hotel Muehlbach por hablarle bien al General Schwarzkopf, fue a la cárcel, a El Salvador, a Irak por la paz.

Mary Kay Meyer fue una de esas discípulas que decidió vivir la enseñanza, no se limite a escuchar, ese día cuando Jesús bajó de la montaña al lugar llano. En la montaña había hecho el importante, estratégico y crítico trabajo de elegir a los 12 discípulos. Ahora, bajemos a la parte plana, sin rasgos distintivos, la parte sobrevolada del mundo donde las multitudes esperan y exigen, donde los atribulados, los enfermos y los afligidos empujan y empujan para acercarse a aquel cuyo toque puede curar.

Lucas insiste en decirnos que venían de toda Judea, Jerusalén y la costa de Tiro y Sidón. Y nos dice que todos estaban tratando de tocarlo y que su poder los sanó a todos. Y ayer en la iglesia católica Our Lady of St. Rose en 8 y Quindaro en Kansas City, Kansas, parecía que todos estaban allí.

Pusieron más filas de sillas plegables para acomodarnos. Un hombre bien vestido sentado detrás de Peter y de mí extendió la mano y dijo que era Roy. “No estaría aquí si no fuera por Mary Kay. Se supone que debes quedarte en Shalom House 5 días, pero yo me quedé 5 meses.” Luego se palmeó la barriga, que me recordó un poco a la que es como un “tazón lleno de gelatina” y dijo, “Esas comidas que ustedes sirven son terriblemente buenas.” No sé por qué pensó que yo pertenezco a una de las iglesias que sirven comidas una vez al mes en Shalom House, pero tenía razón. Nos unimos a Mary Kay en el cuidado de los hambrientos y las personas sin hogar hace años, primero liderados por Maxine Cook, luego por Marge Fey y ahora por Jackie Sanders.

Me preguntaba cuántas personas de esa multitud habían estado sin hogar y cuántas otros habían servido comidas y comido juntos en Shalom House, ahora de pie uno al lado del otro, cantando, orando, adorando a Dios, porque Mary Kay creía que “Bienaventurados los pobres, porque tuyo es el reino de Dios“. 8221;

Cuando Jesús comenzó a enseñar a esa multitud, debió sonarles tan extraño como a nosotros. Bienaventurados los pobres. ¿Qué podría ser una bendición de ser pobre? Mae West dijo célebremente: “He sido pobre y he sido rica”. Créame, rico es mejor.”

Pero pobre significaba más que no tener dinero. En Jesús’ día, eras pobre si no tenías a nadie que te ayude, que te proteja, que se preocupe por ti. Los huérfanos y las viudas a menudo se mencionan como pobres porque fueron los que se pasaron por alto. Los ricos eran los que tenían poder para aprovecharse de los demás. Entonces, cuando Jesús habla de los ricos y los pobres, una comprensión más completa sería de los codiciosos y los socialmente oprimidos.

A través de nuestro trabajo de justicia en Kansas City, he llegado a conocer a pastores de iglesias en el centro urbano cuyos feligreses son pobres. Hace unas semanas, Peter y yo conocimos a una mujer que trabaja todo el día de pie en Subway por el salario mínimo, tratando de criar a tres hijos sola, sin automóvil, tratando de superar la carga de una crianza violenta y antecedentes penales y raciales. prejuicio.

¿Por qué la bendición de Dios sobre aquellos que son desechados y empujados a un lado? Porque aquí es donde está el corazón de Dios. Estos son aquellos con quienes Jesús se identifica fundamentalmente. Así es a quién Dios acoge y honra y cómo Dios es acogido en el mundo. Realmente es un escándalo. Dios tiene prejuicios por los pobres.

Incluso antes de que Jesús predicara, el pueblo de Dios entendió el amor de Dios por los de afuera. En Génesis leemos que Abraham y Sara dieron la bienvenida a tres extraños y prepararon una comida lujosa. Resultan traer la seguridad de Dios de que tendrán un hijo aunque sean viejos. Abren la puerta de la tienda a los extraños y Dios entra con una promesa y una bendición.

Lot da la bienvenida a los invitados a su casa en la ciudad de Sodoma. Esta historia no resultó tan bien. Es una historia de peligro y sexo para adultos, aunque los extraños salvan a Lot y su familia al final.

En 1 Reyes, Elías va a una viuda en un territorio hostil y le pide que ayúdalo aunque ella y su hijo estén a punto de morir de hambre. Pero lo poco que tiene lo da y, de nuevo, Dios entra con la promesa y la bendición.

Sin embargo, siempre existe la tentación de la avaricia y la ganancia en la hospitalidad. Cicerón enseñó que “las casas de los hombres ilustres deben estar abiertas a los huéspedes ilustres.” Uno debe “otorgar generosidad a las personas adecuadas.” La iglesia primitiva luchó por vivir a Jesús’ desafío en el sermón de la llanura a acoger deliberadamente a los que nada aportan. Causó discusión y desacuerdo sobre si, cómo y cuánto.

Pero Juan Crisóstomo predicó en el siglo IV: “Solo los cristianos tienen un verdadero sentido de los valores; sus alegrías y tristezas no son las mismas que las de otros pueblos.” Bienaventurados los pobres….

Nuestro trabajo es acoger a aquellos que no pueden dar nada a cambio porque esa es la obra de Dios.

No es una gran estrategia de crecimiento de la iglesia. No de la manera en que te vuelves popular en la escuela o subes la escalera del éxito en el trabajo.

Pero Pablo lo predicaba constantemente: “Recíbanse unos a otros como Cristo los ha recibido, sin ataduras, todos bienvenidos& #8230;. Resulta que nosotros, personalmente, somos responsables de lograr la justicia material y la paz. Y, de paso, provocará resistencia. Espera persecución y rechazo. Si el camino que sigue genera críticas y oposición, podría ser una señal de que está en el camino correcto.

Mary Kay Meyer recorrió ese camino. Ahora es nuestro turno. Nuestros niños cantaron, “El amor de nuestro Dios nunca se detendrá.” No si viviremos las palabras que crean el mundo que Dios quiere.

COPYRIGHT 2006 Dr. Heather Entrekin. Usado con permiso.