Lucas 7:1-10 Tal fe como esta (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 7:1-10 Tal fe como esta (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 7:1-10 Tal fe como esta

Por Dr. Philip W. McLarty

Hoy&#8217 Este sermón marca el quinto de nuestra serie sobre los milagros de Jesús. Hasta ahora hemos escuchado acerca de cómo Jesús convirtió el agua en vino, resucitó al hijo de una viuda de entre los muertos, sanó a un hombre que estaba paralítico y alimentó a una multitud con solo cinco panes y dos peces. La historia de hoy es otro de esos milagros que son provocados por la fe de un tercero. Es único en que el tercero, el que ejerció la fe, era un gentil. Tomemos esto desde arriba: “Después que él (Jesús) terminó de hablar a oídos del pueblo, entró en Cafarnaúm.”

Si lees el evangelios cuidadosamente, encontrará que, capítulo tras capítulo, Jesús está ocupado predicando el evangelio, sanando a los enfermos y enseñando a la gente acerca del reino de Dios. Cuando se abre el telón de la historia de hoy, lo encontramos de camino a su casa en Cafarnaúm después de varios días en el camino. Podemos imaginar que estaba deseando un merecido descanso. No lo sabía, pero ya se estaba gestando una crisis a la que se le pediría que echara una mano.

¿Cuál es el viejo adagio, “No hay descanso para los cansados?” Esta es la imagen que obtenemos de la vida de Jesús. Apenas terminaba una lección, se le pedía que hiciera un milagro. Tan pronto como resolvía una disputa, surgía una nueva crisis. Sin embargo, ni una sola vez Jesús rechazó a nadie porque estaba demasiado ocupado o demasiado cansado o demasiado preocupado con cosas más importantes que hacer. Siempre fue capaz de reunir la fuerza para hacer un esfuerzo adicional. ¿Por qué? Porque le importaba. Mateo lo dice mejor: “al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque eran como ovejas sin pastor.” (Mateo 9:35-36)

Lo que esto me dice es que, así como Jesús hizo todo lo posible para ministrar las necesidades de los demás, también estará allí para nosotros, si nosotros… 8217;re dispuesto. Todo lo que tenemos que hacer es preguntar.

Cuando Jesús entró en los límites de la ciudad de Capernaum, un grupo de ancianos de la sinagoga lo estaban esperando. Le dijeron que el centurión local le había enviado un mensaje de que su sirviente estaba a punto de morir y quería que viniera de inmediato.

Ahora, en una ciudad como Cafarnaúm, los centuriones romanos eran la ley. Mandaban una compañía de cien soldados, de ahí el nombre, “centurión.” Los centuriones debían ser respetados, incluso temidos. Tenían mucha autoridad y podían ejercer cualquier fuerza que fuera necesaria para mantener la paz.

Este centurión en particular se destaca de varias maneras: obviamente tenía en alta estima al pueblo judío. Los ancianos le dijeron a Jesús, “Él ama a nuestra nación, y construyó nuestra sinagoga para nosotros.”

Lo más notable fue que amaba a su esclavo. En Jesús’ En la actualidad, los esclavos no eran entidades.

Como dijo un comentarista, se los consideraba implementos o herramientas que debían desecharse y reemplazarse cada vez que se desgastaban; menos que nada, algo de lo que preocuparse. El hecho de que el centurión se preocupara por la salud y el bienestar de su esclavo lo distingue de los demás.

Hace varios años, un ministro en Dallas estaba siendo considerado como el nuevo presidente de un seminario en el medio oeste El comité de búsqueda vino a su iglesia para una entrevista. Quedaron favorablemente impresionados. Después, pidieron hablar con el custodio de su iglesia. Se sorprendió y dijo: “Claro, pero ¿por qué?” El moderador del comité dijo: “Hemos verificado sus referencias y están brillantes, por supuesto. Eso es lo que esperaríamos de sus colegas y superiores. Lo que nos interesa saber es qué dicen tus empleados sobre ti.

¿Qué opinas? Si su admisión al cielo dependiera de la palabra del cajero que revisa sus compras o del joven que atiende su mesa en el restaurante, ¿entraría? En la parábola del gran juicio, Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo, que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. (Mateo 25:40) Es la forma en que tratamos a los que están en los peldaños más bajos de la escalera lo que mejor determina nuestra relación con Jesucristo.

Los ancianos le hablaron del centurión siervo y así, Jesús fue con ellos, pero antes de que llegaran a la casa del centurión, algunos de los amigos del centurión los detuvieron y le dieron este mensaje a Jesús:

“ Señor, no te preocupes,” el centurión dijo: “porque no soy digno de que entres bajo mi techo. Por tanto, ni siquiera me consideré digno de ir a ti; mas di la palabra, y mi siervo sanará. Porque yo también soy hombre puesto bajo autoridad, que tengo debajo de mí soldados. A este le digo, ‘¡Vete!’ y va; ya otro, ‘¡Ven!’ y él viene; y a mi siervo: ‘Haz esto,’ y lo hace.”

En lo que se refería al centurión, todo lo que era necesario era que Jesús hablara, asintiera, y la obra se llevaría a cabo. “Solo di la palabra.” Así funcionaba en el ejército. ¿Por qué debería ser diferente para el Hijo de Dios?

No lo sabía, pero el centurión había puesto el dedo en la esencia del poder de Dios. ¿Recuerdas la historia de la creación? En el Libro de Génesis leemos,

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Ahora la tierra estaba sin forma y vacía. La oscuridad estaba en la superficie del abismo. El Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Dios dijo, ‘Hágase la luz,’ y se hizo la luz.” (1:1-3)

Seis veces habló Dios, y por la Palabra de Dios fue hecha la creación: El sol y la luna y las estrellas en los cielos; el día y la noche y las estaciones del año; la tierra y el mar y el cielo arriba; las plantas y los árboles y el fruto de la tierra; las aves y los peces y todos los animales del campo; hombres y mujeres y el aliento de vida. Dios los creó a todos, y lo hizo por el poder de Su Palabra.

Cuando Dios habla, ocurren milagros, y esa es la esencia del milagro hoy.

¿Recuerdas la historia de la noche en que Jesús y sus discípulos estaban en la barca en el mar de Galilea? Se desató una tormenta y el barco estaba a punto de hundirse. Todo el tiempo, Jesús estaba durmiendo abajo. Los discípulos clamaron: ¡Sálvanos, Señor! ¡Nos estamos muriendo!” Y Jesús se levantó y llamó al viento ya las olas, y tan pronto como se había levantado, la tormenta cesó. Los discípulos se miraron unos a otros y dijeron: “¿Qué clase de hombre es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?” (Mateo 8:23-27)

“Solo di la palabra,” el centurión dijo: “y mi criado sanará.”

Cuando Jesús escuchó el mensaje del centurión, se asombró y dijo: “Ciertamente yo Os digo que no he encontrado una fe tan grande, ni siquiera en Israel. Y cuando los amigos regresaron a la casa del centurión, encontraron que el esclavo había sido sanado.

Ahora, todo esto suena muy bien, pero finja por un momento que usted está uno de los ancianos que salió al encuentro de Jesús en el camino a Capernaum. Imagínate a ti mismo como uno de ellos, los fieles, que asisten a la sinagoga todos los sábados, que guardan la ley y observan todos los días santos. ¿Cómo te sentirías si hubieras llamado a Jesús para que viniera en ayuda de este centurión romano y al escuchar a Jesús decir: “No he encontrado una fe tan grande, ni siquiera en Israel.” ¿No sería eso una bofetada?

¿Qué tenía el centurión que no tenían los ancianos? Ciertamente no era judío. En una palabra, tenía una fe ciega. Sin nada en absoluto que corroborara su creencia, confiaba en que Jesús podría sanar a su esclavo. Y según la Carta a los Hebreos, esta es la esencia de la fe: “es certeza de lo que se espera, prueba de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1)

Y este es el problema que me gustaría que afrontáramos: con demasiada frecuencia cubrimos nuestras apuestas. Oramos a Dios y esperamos que Dios ordene y provea, pero nunca soltamos las riendas. De una forma u otra, queremos tener el control, en caso de que Dios no se presente. Damos un salto de fe, pero mantenemos un pie en el suelo.

Hace años vivíamos en Sherman, Texas. Era el verano de 1982, uno de los veranos más calurosos y secos que se hayan registrado. La temperatura se disparó a los cientos día tras día. No había llovido en lo que parecía una eternidad. Todos estábamos bastante nerviosos.

Los comerciantes del centro comercial Sher-Den Mall decidieron aprovechar el momento. Contrataron a un hacedor de lluvia en Oklahoma para que bajara y hiciera un baile de lluvia. Lo publicitaron en el periódico y en la televisión: “Venga a Sher-Den Mall este sábado por la mañana a las 11:00 en punto y vea al Sr. Woogie Watchetaker realizar una auténtica danza india de la lluvia”. /p>

Fuimos, por supuesto, y llevamos a los niños. También lo hicieron muchas otras personas. Cuando llegué allí, el estacionamiento estaba lleno. Había una atmósfera de carnaval en el aire. No creo que nadie creyera seriamente que un viejo indio Cherokee podría hacer llover.

Efectivamente, a las 11:00 en punto, Woogie Watchtaker se abrió paso entre la multitud. Estaba vestido de punta en blanco, supongo que se podría decir. Tenía más plumas y cuentas y el mejor par de mocasines que puedas imaginar. Cuando llegó al centro de la multitud, se detuvo y la gente retrocedió para darle espacio.

Murmuró una especie de encantamiento y luego comenzó a bailar. Cantó mientras saltaba de un pie al otro, retorciéndose y girando mientras se movía en círculos. De vez en cuando miraba al cielo y gesticulaba, pero, en su mayor parte, mantenía la cabeza inclinada hacia el suelo.

Sus pies nunca dejaban de moverse.

No sé cuánto duró el baile, tal vez de diez a quince minutos. Estoy bastante seguro de que los comerciantes obtuvieron el valor de su dinero. Cuando terminó, el viejo Woogie jadeaba y sudaba como un cerdo. Le dimos un cortés aplauso y nos fuimos a casa. En lo que a nosotros respecta, todo volvió a funcionar como de costumbre.

Y, sin embargo, esa noche lo escuchamos retumbar. Y entonces empezó a llover. ¿Fue por el baile de la lluvia de Woogie? ¿O fue porque un frente se había movido en el área? Es un punto discutible. Todo lo que realmente me importaba era cómo un anciano indio Cherokee había tenido el valor de bailar frente a una multitud de extraños y pedirle al Todopoderoso que hiciera llover. ¡Y pensar que ni siquiera era cristiano que yo sepa, y mucho menos presbiteriano!

“No he encontrado una fe tan grande, ni siquiera en Israel,” Jesús dijo.

Bueno, eso fue hace mucho tiempo. Sin embargo, sigo pensando que es verdad: si tú y yo estuviéramos la mitad de dispuestos a confiar en el poder de la gracia y el amor de Dios y compartir esa fe abiertamente con los demás, podríamos transformar el mundo en el mismo reino de Dios en la tierra. Oremos:

“Oh, por una fe que no retroceda, aunque sea presionada por todos los enemigos, que no tiemble al borde de ningún dolor terrenal. Que no murmurará ni se quejará bajo la vara de castigo, sino que en la hora de la pena o del dolor, se apoyará en su Dios. Señor, dame una fe como esta, y luego, pase lo que pase, saborearé, incluso ahora, la dicha sagrada de un hogar eterno.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Copyright 2005 Philip W. McLarty. Usado con permiso.

Las citas bíblicas son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.