Marcos 11:1-11 Una lección de humildad (Wagner) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Marcos 11:1-11 Una lección de humildad (Wagner) – Estudio bíblico

Sermón Marcos 11:1-11 Una lección de humildad

Por Dr. Keith Wagner

En algún momento de mi vida adquirió un ego bastante grande. No estoy exactamente seguro de cuándo o incluso cómo. Mi familia, incluidos mis padres y tres hermanos, son mucho más humildes que yo. Tal vez sea porque he sido yo quien ha viajado al exterior, vestido un uniforme, vivido lo más lejos de casa y arriesgado. Siempre he sido el elegido para estar en la obra de teatro de la escuela, hablar en público, ser parte de una banda y no tener miedo de ser el centro de atención.

No puedo decir que alguna vez me avergonzara públicamente. Nunca nadie me arrojó pastel a la cara y nunca tuve que sentarme en una de esas máquinas de volcar mientras alguien intentaba lanzarme una pelota de béisbol y tirarme al agua. No importa con qué grupo de personas esté, parezco adaptarme y encajar. Sé que la humildad es una virtud importante de ser fiel, pero parece que me las arreglo bien sin ella. Tal vez mantengo la guardia alta o estoy programado para resistirme a ser humillado a toda costa. No creo que sea pretencioso pero me han dicho que un poco de humildad no vendría mal. Tal vez la humildad es algo que me falta.

Creo que Jesús tenía un ego muy grande. ¿De qué otra manera podría confrontar a personas de autoridad, viajar de pueblo en pueblo y predicar a grandes multitudes? La diferencia, sin embargo, es que Jesús tenía un ego con un núcleo de humildad. Por humildad quiero decir lo siguiente: Primero, Jesús no limitó su compasión a las personas que conocía. Se relacionaba con todos, independientemente de los círculos en los que se encontraban. Su preocupación por los demás no se limitaba a la familia y los amigos. En segundo lugar, a Jesús no le importaba lo que pensaran los demás. No estaba atado por el orgullo ni obsesionado con el éxito. Usó todos los medios que pudo para transmitir su mensaje. Tercero, Jesús defendió la paz sin importar el costo.

La gente en los días de Jesús quería un héroe. Querían un rey, un héroe político que los salvara del dominio romano. La referencia a la casa de David significa que entendían a Jesús como realeza, como un príncipe Carlos. Querían un Big Man on Campus, un General Patton, un Tom Cruise. Jesús no se percibía a sí mismo de esta manera. Con frecuencia se refería a sí mismo como un humilde servidor y repetidamente le decía a la gente que no contara sobre los milagros que había hecho. Pero los humanos estamos obsesionados con el sensacionalismo y las personas que son más grandes que la vida. Queremos un salvador, un salvador, que vendrá, nos barrerá de nuestros problemas y hará que todo sea mejor.

Después de su entrada triunfal ese día, fíjate en lo que pasó. No hubo fiesta, ni banquete de coronación, ni ceremonia de entrega de premios, ni oportunidades para tomar fotos, ni premio, ni Oscar. Al final del viaje, Jesús y los discípulos se alejaron en silencio, fueron a Betania y se retiraron a dormir. En el mismo momento en que la multitud quería hacerlo rey, Jesús se deslizó en la noche.

Para mí, el evento del Domingo de Ramos es una lección de humildad. Jesús desfiló entre la gente común de la sociedad. Era amable con los desvalidos y los marginados. A menudo escucho a la gente hacer la pregunta: “¿Por qué debo ayudar a alguien que no va a apreciar mi regalo?” O, “¿Por qué debo ser compasivo con aquellos que no están dispuestos a trabajar o dar mis recursos a un extraño?” Jesús no distinguió a quién ayudó.

La semana pasada hice un funeral para una anciana en la comunidad. Los miembros de su familia eran gente común y corriente sin fama ni estatura. Hasta donde yo sé, ella no tenía iglesia. Sus parientes, sin embargo, eran muy terrenales. Te hicieron sentir a gusto. Tenían sentido del humor y apreciaban mi ayuda. Debo confesar que es mucho más fácil estar con gente que no tiene grandes expectativas que con gente que quiere un gran espectáculo. Fue un momento de humildad para mí estar al servicio de las personas que me dieron tanta libertad para ser yo mismo.

¿Alguna vez has hecho algo realmente extravagante como persona de fe? ¿Te imaginas montado en un burro, desfilando por un callejón con gente gritando, “¡Hosanna!” y agitando ramas de palma? Una vez participé en un desfile de modas donde los hombres de la iglesia se vistieron con ropa de mujer y desfilaron por el santuario. Éramos el entretenimiento para el banquete anual de madre e hija. No estoy seguro de cómo se relaciona nuestro programa con el evangelio. Solo recuerdo que hicimos reír a mucha gente. En cualquier caso, fue una experiencia humillante.

Creo que Jesús quiere que nos soltemos el pelo de vez en cuando para que el mundo pueda vernos como seres humanos reales. La gente recuerda los momentos en que estamos dispuestos a ser no tradicionales o desviarnos de la norma. El resto del tiempo simplemente jugamos el juego, sin sacudir el bote ni molestar a nadie. Es cuando nos atrevemos a manipular lo sagrado o ser realmente “real” que la gente parece prestar más atención.

Jesús había venido a Jerusalén en un acto final de triunfo para hacer una declaración. Lo que defendía era la paz. Quería que todos se amaran unos a otros y trabajaran juntos como comunidad. Era una misión imposible porque sabemos que aún con sus esfuerzos el mundo no ha cambiado de rumbo. Sin embargo, eso no impidió que Jesús fuera un defensor de la paz.

Dado que el mundo se ha vuelto tan complejo y abrumador, fácilmente podemos llenarnos de desesperación y desesperanza. ¿Cómo puede la iglesia hacer una diferencia? ¿Cómo es posible que una minoría de personas cariñosas y amorosas mantengan las cosas unidas? Realmente parece una tarea imposible. Y la única forma de enfrentar ese desafío es vivir como personas de humildad.

Piense en los recursos que Jesús y sus discípulos tenían o no tenían. No tenían hogar, ni oficina, ni secretaria, ni máquina de escribir, ni computadora, ni cuenta bancaria, ni inventario, ni transporte, ni inversiones, ni publicidad formal, ni biblioteca, ni dólares de impuestos, ni teléfono, ni internet, ni fax, sin seguro médico ni seguro de vida. Lo que tenían era humildad. Estaban dispuestos a amar a todos, especialmente a los privados de sus derechos. Hicieron algunas cosas salvajes y locas por el bien del reino de Dios también. Y defendieron la paz.

Ser un seguidor de Jesús no siempre es glamoroso. No se trata simplemente de pronunciar discursos frente a masas de personas y decirles qué hacer. Hay mucho más que tiene lugar detrás de escena. Significa asumir la misión imposible de mantener el mundo bajo control, minimizar el mal y difundir el amor donde y cuando podamos. Significa trabajar juntos, como personas de todo tipo y edad, sin huir ni esconderse del mundo, sino estar en medio de él. Significa ensuciarse, humillarse sin importar cuán grande o pequeño sea nuestro ego.

Pero, para ser personas humildes, se requiere algo más profundo que simplemente soltarnos el pelo, abogar por la paz o ser inclusivos. . Jesús lo ilustró montando un burro ese día en su camino a Jerusalén. Este era el Hijo de Dios entrando en la ciudad que pronto lo vería muerto. Jesús sabía que eso estaba a punto de suceder. Montar en ese burro era una profecía autocumplida que simbolizaba el compromiso y la fe de Jesús. Significaba rendirse. Se entregó completamente en las manos de Dios. No hubo vuelta atrás, ni negación de quién era él, ni lucha con otras opciones.

No hay mayor lección de humildad que rendirse. Porque cuando nos rendimos le estamos diciendo a Dios que Dios está a cargo total de nuestras vidas. Queremos sólo lo que Dios quiere y nada más. Supongo que se podría decir que el día en que nos rendimos es el día en que nuestro ego se vuelve como arcilla en las manos del alfarero. No es el tamaño de nuestros egos lo que importa, es la voluntad de regalarlo.

Copyright 2000 Keith Wagner. Usado con permiso.