Mateo 15:10-28 Dios molestando (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 15:10-28 Dios molestando (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 15:10-28 Dios molestando

Por el reverendo David Sellery
Este es uno de esos evangelios ricos que nos pueden llevar productivamente en tantas direcciones diferentes. Está el coraje de la mujer cananea frente al prejuicio institucional. Allí está Jesús señalando la apertura del reino de Dios a todas las personas. Pero antes de pasar a estos grandes temas, echemos un vistazo más de cerca a una lección que tiene un impacto más inmediato en nuestras vidas: el poder de la oración.

Dios molestando es una descripción sarcástica de la oración que se abrió paso en la lengua inglesa en el siglo XIX. Si bien se acuñó como un insulto desagradable, parece particularmente apropiado cuando se aplica a este coloquio entre Jesús y la mujer cananea. En sus apelaciones persistentes a Jesús, ella está literalmente molestando a Dios. Como dicen en yiddish, ella es una nudjh, una mega plaga, una súper molesta. Pero ella es más que eso. Ella está en una misión para salvar a su hija. Y ella no será menospreciada por los discípulos ni intimidada por Jesús. Ella cree que solo Jesús puede salvar a su hija y no dejará de pedirle, de molestarlo hasta que lo haga.

Cómo vive nuestra propia oración personal. Vivimos en familiaridad con Dios, hasta que hay una crisis. Entonces, de repente, comenzamos a orar en una tormenta. Las peticiones brotan. En nuestra desesperación le prometemos a Dios todo tipo de cosas. Resuelve ese problema y haré esto. Cura esta enfermedad y nunca haré eso. La crisis pasará o no. Las promesas se cumplirán o no. Sea cual sea el resultado, nuestra oración, nuestra conversación íntima con Dios, contiene una respuesta en sí misma. Reconoce nuestra total dependencia de nuestro Creador, Redentor, Sustentador. Más allá de la crisis inmediata, vivir en la realidad de nuestra dependencia de Dios, buscando activamente su voluntad, comienza a poner los problemas de nuestras vidas en una perspectiva más manejable.

Pero la mujer cananea no está buscando perspectiva. Ella quiere acción y la quiere ahora. En respuesta, Jesús la atrae al diálogo. Él no es el Johnny Appleseed de los milagros, desparramándolos al azar donde quiera que vaya. Su tiempo es corto. Su misión es masiva. Cada uno de sus momentos públicos es un momento de enseñanza. Y usa este momento para enseñar a los discípulos que Dios recompensa la fe dondequiera que se encuentre. Cada uno de sus milagros es una lección de vida deliberada que siempre prueba su divinidad, siempre demuestra su compasión. Pero a veces, como en esta ocasión, también nos dan una idea de la nueva alianza.

Jesús es la encarnación de la nueva alianza, predicando a los fieles de la antigua alianza. Su imagen de Dios con demasiada frecuencia es tribal y vengativa. Su relación con Dios está moldeada por el estricto cumplimiento de las normas que rigen prácticamente todos los aspectos de la vida. Entre esas reglas está la prohibición de hablar con una mujer no emparentada y un desprecio codificado por los gentiles. Jesús infringe ambas reglas al comprometer a la mujer cananea. Y aquí hay un punto largamente cuestionado por los teólogos. ¿Fue el rechazo inicial de Cristo a la mujer, una manifestación de su naturaleza humana, formado durante años dentro de las restricciones de su pueblo? ¿O fue la naturaleza divina de Cristo, sabiendo hacia dónde se dirige este encuentro, queriendo dramatizar la venida del nuevo pacto? ¿O tal vez es un híbrido que primero rechaza y luego abraza reflejando la naturaleza dual de Jesús?

Cualquiera que sea la interpretación, los resultados son los mismos. Cristo escucha y contesta su oración. Su fe y coraje son recompensados. Y lo que es más significativo, Jesús abre la puerta a la salvación un poco más, dando la bienvenida a más personas diferentes de lo que nunca imaginaron Abraham, Isaac y Moisés. La fe de la mujer cananea forma parte de un continuo de forasteros y marginados convertidos junto con el centurión romano, la samaritana, la mujer sorprendida en adulterio, los leprosos propiamente dichos, todo documentado por Mateo el despreciado recaudador de impuestos.

Obviamente este es un evangelio sobre el poder de la oración y el valor y los derechos de la mujer. Pero más allá de eso, es un evangelio del amor de Dios disponible para pedir a cada uno de sus hijos cada tribu, cada raza, cada color, cada sexo, cada orientación sexual, los jóvenes, los viejos, los santos y los pecadores, los los engrandecidos y los humildes.

La mujer cananea gritaba: Señor, ayúdame. Eso lo dice todo, tanto para Dios como para nosotros mismos. Proclama la divinidad de Jesús. Expresa nuestra total dependencia de Dios. En petición, en contrición, en acción de gracias, en adoración, en alegría y en dolor, nuestro Dios amoroso te invita a ti ya mí ya todos sus hijos a llamarlo para molestarlo en cualquier momento, en cualquier lugar y de cualquier manera. Él siempre escucha. Él siempre responde.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.