Mateo 21:23-32 El extraño desfile (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 21:23-32 El extraño desfile (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 21:23-32 El extraño desfile

Por el reverendo Charles Hoffacker

Por lo general, un desfile es lo más cosa obvia en el mundo. Las calles están cerradas. Las bandas tocan música animada. La gente con trajes coloridos marcha por el bulevar. Multitudes en las aceras animan y saludan.

Sin embargo, Jesús llama nuestra atención sobre un desfile extraño que de otra manera no notaríamos. Este es el desfile que se abre camino hacia el reino de los cielos a través de las puertas principales. La banda toca fuerte y fuerte. Ángeles y santos aplauden y gritan. Pero es posible que ni tú ni yo nos demos cuenta de este desfile, porque es extraño.

Al frente de este desfile, en el lugar de honor, hay algunos candidatos poco probables.

Hay traidores, que vendieron a su propia gente recaudando impuestos para el poder ocupante.

Hay prostitutas, que vendieron sus cuerpos a quien pagara el precio.

Hay son todo tipo de personajes desagradables, del tipo con el que la gente decente no elegiría asociarse.

Jesús señala este desfile. Él dice que se dirige directamente a través de las puertas principales hacia el reino de los cielos. Y con una leve sonrisa, indica a las personas contaminadas que están ahí afuera.

¿Qué está pasando aquí? Tenemos pecadores notorios encabezando el desfile y el mejor tipo de personas en la retaguardia, si es que están allí.

Una cosa que no está sucediendo es el respaldo a la inmoralidad.

p>

Vender a tu propia gente sigue estando mal. Jesús nos dice que amemos a nuestros enemigos, pero nunca sugiere que debemos traicionar a nuestro prójimo.

Vender tu cuerpo todavía está mal. Jesús condena el pensamiento lujurioso y la mirada lujuriosa. Ciertamente no deja lugar para explotar a los demás o permitir que te exploten a ti mismo.

No, lo que está pasando en este extraño desfile es algo diferente. No es una aprobación del comportamiento incorrecto. No es desechar las reglas básicas. Lo que celebra el desfile es la espléndida realidad de que no nos salvamos a nosotros mismos.

La verdad es que incluso cumplir las reglas puede desviarnos si terminamos con la actitud de que somos buenos y justos. gente, pura como la nieve caída. Creer esto es un engaño peligroso. Puede causarnos tanto dolor como si nos sumergiéramos de cabeza en una vida inmoral.

Cuando nos creemos personas buenas y justas, ignoramos gran parte de lo que somos. Pasamos por alto nuestro lado oscuro, lo que algunos psicólogos llaman la sombra. La sombra entonces actúa por sí sola, nos traga y se lleva a los demás con nosotros. Esto puede suceder sin que lo reconozcamos.

Cuando entretenemos el pensamiento de que somos buenos y justos, entonces necesitamos recordar algunas lecciones de la historia. Los líderes del fascismo europeo se vieron a sí mismos como reformadores morales. Las personas responsables de la ejecución de Jesús no eran inadaptados sociales, sino los impulsores y agitadores de la sociedad. En contraste, los santos a lo largo de los siglos han demostrado una aguda sensibilidad a su propia pecaminosidad. Para ellos, la luz es tan intensa que reconocen sus propias verrugas.

Jesús nos señala que los renegados y las prostitutas encabezan el desfile a través de las puertas del reino. ¿Por qué? Porque a pesar de la incomprensión popular, el reino no es una recompensa por el buen comportamiento.

En cambio, aquellos que hacen la vida un lío pueden tomar conciencia de su sombra. Se encuentran con su lado oscuro. Reconocen la batalla que ruge dentro de ellos. Y de esta lucha, es posible que surja una persona más genuina, alguien que vea que nunca podemos ser justos por nosotros mismos, sino que dependemos completamente de la misericordia y la gracia de Dios.

Parece que nos enfrentamos a dos alternativas. Uno es un código de reglas. La otra es una vida desprovista de moralidad. Esta imagen es peligrosamente incompleta. Ni el código moral ni la vida inmoral tienen la última palabra.

El código moral nos informa sobre lo que está bien y lo que está mal. Sin embargo, si vivimos una vida recta, podemos confundir la moralidad con la salvación. Nos conformamos con nosotros mismos, juzgamos a los demás y nos cerramos a los desafíos que nos llegan siempre nuevos de la mano de Dios. Negamos la batalla que ruge dentro de nosotros mismos. Creemos que hemos ganado, pero en realidad hemos perdido.

La vida inmoral ciertamente puede destruirnos. Para algunos tiene un efecto endurecedor que resulta espiritualmente fatal. Sin embargo, para otros puede conducir, a su pesar, a un intenso esfuerzo espiritual e incluso a un nacimiento nuevo e inesperado. La ilusión de la autosuficiencia se rompe y todo lo que queda es un grito de ayuda. Lo que se siente como un colapso se convierte en un importante punto de inflexión en la lucha por la existencia auténtica.

Al comienzo de su ministerio público, Jesús exige que la gente se arrepienta. Este mensaje no sorprende a los traidores y prostitutas, o al menos a algunos de ellos. Ellos saben lo que han estado haciendo. Simplemente se sienten aliviados al escuchar que esperarlos más allá de sus desastres es la esperanza de algo diferente. Una vez que se corre la voz, comienzan a marchar hacia el reino.

Los casos problemáticos son aquellos de nosotros que creemos que la demanda de un cambio de corazón es para otra persona. Podemos pensar que tenemos esto de la moralidad al pie de la letra. ¡Y quizás lo hagamos! Pero estamos en un estado realmente triste si preferimos la autosatisfacción de la justicia de salón y nos negamos a levantarnos y caminar en el desfile salvaje que se mueve a través de las puertas del reino.

Hay mucho que decir sobre la seguridad de la misericordia de Dios. Se puede confiar en el Santo. Pero también hay mucho que decir sobre el abandono de nuestra justicia propia y la voluntad de participar en la lucha que se desarrolla dentro de nosotros.

En sí misma, la sombra no es mala. Se convierte en un problema cuando nos negamos a dar la bienvenida a la luz, cuando nos negamos a integrar la sombra con el resto de lo que somos. Mantenida oculta, la sombra se convierte en veneno. Sacado a la luz, aparece como lo que es: un tesoro. Dios no quiere medias personas para los santos, personas con superficies llamativas, pero sin vida interior. Dios quiere que seamos completos; Dios quiere que seamos santos.

Necesitamos confiar en Dios y sospechar al menos un poco de nuestro propio comportamiento. Debemos desear profundamente una nueva oportunidad y luego otra y otra, que traigan consigo nuestra inmerecida entrada por las puertas abiertas. ¡Si hacemos esto, podemos encontrarnos a la cabeza de un extraño desfile!

Copyright 2007 el reverendo Charles Hoffacker. Usado con permiso.