Mateo 25:14-30 El retorno de la inversión de Dios (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 25:14-30 El retorno de la inversión de Dios (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 25:14-30 El retorno de la inversión de Dios

Por el reverendo David Sellery

Este es un evangelio particularmente apropiado para contemplar en un contexto de cambios dramáticos en Wall Street, de preocupación por nuestros 401K, de ansiedad general por la economía. El amo ha dividido su cartera entre sus sirvientes y espera un ROI (retorno de la inversión) sólido de cada uno de sus sirvientes. En promedio, el rendimiento es sobresaliente. Pero este maestro no está jugando con los porcentajes. Y el nuestro tampoco. Él quiere que todos hagamos nuestra parte.

Dios tiene una gran inversión en cada uno de nosotros. Creó el universo para nuestro asombro. Él nos resucitó del cieno primigenio para su gloria. Él nos dio la vida, muerte y resurrección de Jesús para nuestra salvación. Sin cobertura. Sin cortocircuito. Dios es “todo incluido” en ti y en mi. Él no nos ve como números para procesar o costos para promediar. Cada uno de nosotros es único. Cada uno de nosotros es su amado. En nuestro bautismo, a cada uno de nosotros se nos confió su divina gracia salvadora, el “talento” de la parábola.

Dios espera que tomemos y usemos esta gracia para construir su reino. Dios no jugó a lo seguro con nosotros. Él nos quiere “all-in” para él. Eso significa atreverse a correr riesgos por su bien, cuanto más radicales, mejor. Como dice St. Paul, debemos estar dispuestos a que el mundo nos vea como:Necios por el amor de Cristo.Eso significa amar cuando el dinero inteligente dice contenerse. Eso significa dar cuando duele y perdonar cuando duele aún más.

Los siervos fieles se arriesgaron. Se hicieron vulnerables. Pero tenían fe en su amo. Pusieron a trabajar los talentos que les dio. Sabían “sin riesgo, no hay recompensa”. Nuestro amo espera que sus fieles servidores nos hagan vulnerables por su bien. Él no espera que vayamos a lo seguro atesorando su gracia, enterrando su amor en un montón de autocomplacencia. Cristo no soportó el Calvario para guiar a una hueste de cobardes demasiado temerosos para proclamar su amor demasiado tímidos para construir su reino.

En este evangelio, Jesús nos dice que salgamos de él para sacar nuestras barbillas para atrevernos amar. No es una sugerencia. Es un mandamiento. Anula las inhibiciones y la inercia que paralizan nuestra capacidad de amar. CS Lewis captó el desafío de amar de Cristo cuando escribió: “Amar es ser vulnerable. La alternativa… es condenación. El único lugar fuera del Cielo donde puedes estar perfectamente a salvo de todas las perturbaciones del amor es en el Infierno.”

Tomemos un momento para ponernos en contacto con Dios’ s gracia dentro de nosotros. Cavar profundo. ¿Hemos enterrado su gracia en un montón de ensimismamiento de ambición de resentimiento de distracción? ¿Estamos dando por sentada la gracia, tratándola como una póliza de seguro de salvación y presentándola para futuras referencias? Dios espera un ROI mucho mejor que eso.

Cada uno de nosotros está llamado a la grandeza, no a la grandiosidad, sino a la grandeza. Es la grandeza de una pareja que lucha por formar una familia cristiana en un mundo secular y hostil. Es la grandeza de un joven que desafía la presión de sus compañeros para hacer lo correcto. Es la grandeza de cada creyente individual que testifica fielmente el amor de Cristo. Es la grandeza de todos los que llevan la cruz cada día.

El don de la gracia de Dios hace posible esta grandeza. Pero es más que un regalo. Es una inversión. Dios espera que se lo devolvamos con interés para edificar su reino. Comenzando con familiares y amigos, compartamos su amor deliberadamente sin miedo. Llevémoslo con nosotros justo afuera de la puerta de la iglesia. Difundamos su amor dondequiera que vayamos hoy. Cuanto más compartimos el amor de Cristo, más amor tenemos para dar. Y cuanto más regalamos, más ricos somos. Démosle a Dios su ROI su retorno de la inversión. Descubrirá que paga buenos dividendos en paz, en gozo, en una asociación eterna con Jesucristo.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.