Mateo 6:1-6, 16-21 Consejos de jardinería para la Cuaresma (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 6:1-6, 16-21 Consejos de jardinería para la Cuaresma (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 6:1-6, 16-21 Consejos de jardinería para la Cuaresma

Por el reverendo David Sellery

Una vez más, el Miércoles de Ceniza inaugura el tiempo de autoexamen y abnegación que llamamos Cuaresma — un nombre derivado del inglés antiguo lencen que significa alargar, refiriéndose al período más largo de luz del día en la transición de finales de invierno a principios de primavera. En los últimos años, la abnegación se ha convertido en el aspecto más fácilmente identificado de la Cuaresma, como en: Estoy dejando el champán y el caviar por la Cuaresma. O alguna otra expresión más seria de sacrificio.

En nuestro evangelio para Miércoles de Ceniza Jesús se enfoca en el autoexamen. Él no nos pide que analicemos pequeños defectos. Nos pide que nos enfrentemos al orgullo grande, omnipresente, invasivo y pernicioso.

El orgullo es la hierba silvestre en el jardín de nuestras almas. No produce fruto mientras supera la gracia y estrangula la bondad. Y en este evangelio, Jesús nos advierte severamente que no dejemos que el orgullo sofoque el amor de nuestra adoración y generosidad. Como Jesús nos muestra, el orgullo tiene la capacidad de convertir nuestra oración en un fraude piadoso. Puede darle la vuelta a nuestra caridad y convertirla en una hipocresía autoengrandecida. En última instancia, amenaza con transformar todo nuestro viaje espiritual en un sórdido viaje del ego.

¿Qué hace que el orgullo sea tan poderoso? La respuesta está ampliamente documentada en las Escrituras y la literatura. Y en una cultura cada vez más exhibicionista, está en nuestras caras todos los días. En Génesis, el orgullo destruyó la inocencia de Adán y Eva. Querían usurpar el poder de Dios. Obtuvieron la vergüenza y el destierro en su lugar. En el Éxodo condujo los carros de los faraones al mar. En el teatro griego, el orgullo siempre conduce a la destrucción. Vengar a Nemesissiempre sigue a hubris.En Shakespeare, el orgullo acecha las historias e inicia las tragedias; mientras que la literatura estadounidense está plagada de orgullosas víctimas desde Ahab hasta Charles Foster Cain.

Pase algún tiempo examinando la patología del orgullo y comenzará a comprender su poder. El orgullo brota de nuestra voluntad primordial de sobrevivir. Todos lo tenemos. Algunos de nosotros aprendemos a canalizarlo. Otros no. Una autoestima sana se construye sobre la comprensión de nuestro valor como hijos amados de Dios. Es la piedra angular del bienestar. El orgullo desenfrenado es el umbral del pecado para una multitud de iniquidades. Destruye con una cara sonriente.

Jesús es el antídoto para el orgullo. La humildad impregna lo que dice y cómo vive. Hoy diríamos que se siente cómodo en su propia piel. Él sabe quién es y por qué está aquí. Tiene infinitamente más razones para hincharse y pavonearse que cualquiera que haya pisado la tierra. Pero ese no es Jesús. Cada palabra suya, cada movimiento suyo es una lección bien estudiada sobre cómo vivir la buena vida. Busca en los evangelios al Jesús orgulloso, al Jesús vanidoso, al Jesús egocéntrico, nunca lo encontrarás. Él no está allí. Sólo encontrarás al Jesús humilde, amoroso y gentil. Incluso en su ira, es humilde; en justa obediencia a la voluntad del Padre.

Pregúntele a cualquier jardinero: ¿Qué mantiene a raya a la hierba de cangrejo? Sólo hay una respuesta: vigilancia constante. Lo mismo ocurre con el orgullo. Pero en lugar de estar en un modo reactivo, solo observando que crezca la hierba, Jesús quiere que seamos activos, que vivamos vidas cristianas productivas y fructíferas. Él quiere que seamos testigos vigorosos de su amor en el mundo. Vivir humildemente por y en Cristo. Y el césped se cuidará solo.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.