¿Moisés dio las reglas para el divorcio sin la autoridad de Dios? – Preguntas Bíblicas – Biblia.Work

¿Moisés dio las reglas para el divorcio sin la autoridad de Dios? – Preguntas Bíblicas

¿Moisés dio las reglas para el divorcio sin la autoridad de Dios o Dios dio esta autoridad?

Leemos en Deuteronomio 24:1, “Cuando un hombre toma mujer y se casa con ella, y acontece que ella no halle gracia en sus ojos, porque halló en ella alguna inmundicia; entonces déle carta de divorcio, y désela en su mano, y echarla de su casa.” La respuesta simple a esta pregunta es que cuando Dios le dio a Moisés las reglas para el divorcio bajo la Ley de Moisés, Dios lo autorizó en ese momento y para ese pueblo. La pregunta, sin duda, surgió en la mente del interrogador como resultado de nuestro estudio de Mateo 19:7, 8 hace unos domingos. En este pasaje, los fariseos cuestionaban a Jesús sobre el matrimonio y el divorcio. Después de que Jesús enseñó claramente que el hombre no tiene derecho a separar lo que Dios ha unido (Mateo 19:6), los fariseos preguntan: “Entonces, ¿por qué mandó Moisés dar carta de divorcio y repudiarla?& #8221; Jesús respondió: “Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así.” El interrogador preguntó si lo que Moisés escribió fue autorizado por Dios, y lo fue. Sin embargo, lo que estaba autorizado bajo la Ley Antigua no siempre era necesariamente lo que agradaba a Dios.

Bajo el Antiguo Pacto y antes de la Ley de Cristo, hay que hacer una fina distinción entre lo que Dios autoriza y lo que satisface o agrada a Dios. Por ejemplo, bajo la Ley Antigua, Dios autorizó los sacrificios de animales. Sin embargo, del Nuevo Testamento leemos, “En holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron” (Hebreos 10:6). Si bien Dios autorizó los sacrificios de animales, estos sacrificios no agradaron a Dios con respecto al pecado. No pudieron quitar el pecado del hombre. ¿Cuál fue el sacrificio que se hizo con el cual Dios quedó satisfecho a este respecto? Fue el sacrificio de Cristo (Hebreos 10:12-14). Entonces, aunque Dios autorizó los sacrificios de animales por un tiempo, no fueron la autoridad final para tratar con el pecado. El sacrificio de Jesús es la autoridad final para tratar con el pecado. Entonces, bajo la Ley Antigua, Dios autorizó algunas cosas que no le agradaban. Pero, ¿por qué hizo eso? ¿Por qué Dios autorizaría algo que no le agradaba?

Leemos en Hechos 17:30, “Y los tiempos de esta ignorancia Dios pasó por alto; pero ahora manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan.” También leemos en Hechos 14:16 “quien en otro tiempo permitió que todas las naciones anduvieran en sus propios caminos.” ¿Por qué permitiría Dios que la gente del pasado fuera ignorante? ¿Por qué les permitiría “andar en sus propios caminos?” Bueno, no estoy seguro de entender todo lo que implica esto, pero parte de la respuesta es que Dios no había revelado completamente Su voluntad al hombre. La Ley Antigua que fue revelada fue una sombra de la que estaba por venir; por lo tanto, estaba incompleto en el sentido de que no podía hacer perfecto al adorador (Hebreos 10:1). En Romanos 16:25, Pablo dijo que la plena revelación de la voluntad de Dios se mantuvo en secreto desde el principio del mundo hasta el tiempo del evangelio. En 1 Pedro 1:10-12 leemos que incluso los profetas del Antiguo Testamento y los ángeles no entendieron cuál era el plan de Dios en el pasado. Sin embargo, ahora nos ha sido revelado. Entonces, debido a lo incompleto de la revelación de la voluntad de Dios al hombre, Dios toleró algunas prácticas, e incluso autorizó algunas, con las cuales no estaba total y completamente satisfecho. Entre tales prácticas estaba la escritura de divorcio bajo la Ley Antigua. Otra práctica de este tipo era el casamiento de múltiples esposas que incluso es anterior a la Ley Antigua. Otra de estas prácticas sería engendrar hijos de la esposa de tu hermano muerto (Deut. 25:5). Dios toleró e incluso autorizó tales cosas, pero no debemos confundir esto con algo que necesariamente agrada a Dios. Fueron concesiones hechas por Dios debido a la ignorancia y dureza de corazón en que se encontraba el hombre antes del evangelio.

Hoy tenemos el evangelio y todos los hombres están bajo la autoridad de Cristo. Juan 17:2 dice que Dios le ha dado a Cristo autoridad sobre toda carne. Mateo 28:18 dice que a Jesús se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Podemos estar seguros de que hoy la autoridad bajo la cual actuamos es agradable a Dios porque fue comprada por el sacrificio perfecto de Cristo y perfeccionada por Su sangre. Dios ya no tolera estas prácticas como lo hizo una vez bajo la Ley Antigua y antes de la Ley Antigua. Hechos 17:30 dice que ahora se ordena a todos los hombres que se arrepientan. Entonces debemos someternos a la autoridad de Cristo por la cual seremos juzgados (Juan 12:48). Hoy, la ley de Cristo con respecto al matrimonio y al divorcio es simple. Esta ley se remonta a los cimientos del matrimonio como Dios originalmente pretendía que fuera como lo ejemplifican Adán y Eva en Génesis 2. Este patrón es, un hombre, una mujer, de por vida y la única excepción dada es cuando uno de los cónyuges comete fornicación y entonces la parte inocente puede volver a casarse. Esto es exactamente lo que Jesús afirma en Mateo 19:9 y es lo que nosotros, como cristianos, seguidores de Cristo, también debemos respetar.