¿Necesitamos ser conscientes de la batalla espiritual que está teniendo lugar a nuestro alrededor? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Necesitamos ser conscientes de la batalla espiritual que está teniendo lugar a nuestro alrededor? – Estudio Bíblico

Es crucial que cada cristiano entienda que él/ella está en una batalla espiritual. No hay manera de salir de eso. La conciencia de la batalla espiritual que nos rodea es muy importante. No solo la conciencia, sino también la vigilancia, la preparación, el coraje y el armamento adecuado son elementos cruciales para participar en la guerra espiritual.

En las palabras de Pablo en 2 Corintios 10:3–5, “Porque aunque andamos en la carne, no militamos según la carne, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino divinamente poderosas para la destrucción de fortalezas. Destruyendo especulaciones y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” Está claro que “nuestra guerra” como cristianos es espiritual. No estamos peleando una batalla física o una batalla humana. Está en un nivel espiritual: sus enemigos, sus prerrogativas, sus fortalezas y sus armas son todos espirituales. Si intentamos combatir lo espiritual con armas humanas, fracasaremos y el enemigo saldrá victorioso.

Es importante notar que Pablo no está hablando de luchar contra demonios aquí. Cuando Jesús y los apóstoles expulsaron demonios, fue, junto con las otras señales y prodigios que exhibieron, principalmente para probar la autoridad de lo que dijeron. Era importante en ese momento que Dios les diera a los apóstoles una “prueba” poderosa de que en verdad eran de Dios y sus portavoces. La fidelidad de las Escrituras depende de la autoridad de los apóstoles, por lo que Dios les dio a los apóstoles Su poder para autenticar sus enseñanzas. El objetivo desde el principio fue mostrar que la máxima autoridad, y nuestra última arma espiritual, son las Escrituras. El tipo de batalla espiritual en la que se involucra todo cristiano es principalmente una batalla de la mente y el corazón.

La batalla espiritual es bastante personal para cada cristiano. El diablo es como un “león rugiente” que busca devorar, y debemos permanecer vigilantes contra él ( 1 Pedro 5:8 ). El enemigo de nuestras almas tiene “flechas de fuego” que solo pueden ser extinguidas por el escudo de la fe manejado por un creyente equipado con toda la armadura de Dios (ver Efesios 6:10–17 ). Jesús nos dijo que “velásemos y oráramos” para no caer en tentación ( Marcos 14:38 ).

Según 2 Corintios 10:4–5, hay fortalezas espirituales en este mundo, hechas de “especulaciones” y “cosas elevadas”. La palabra especulaciones es, en griego, logismos. Significa “ideas, conceptos, razonamientos, filosofías”. La gente del mundo construye estos logismos para protegerse contra la verdad de Dios. Lamentablemente, estas fortalezas a menudo se convierten en prisiones y eventualmente en tumbas. Como cristianos, tenemos el llamado de derribar estas fortalezas y rescatar a los habitantes. Es un trabajo peligroso y difícil, pero tenemos un arsenal divino siempre a nuestra disposición. Desafortunadamente, uno de los mejores trucos del enemigo es lograr que luchemos con armas humanas en lugar de divinas.

Cuando se lucha contra las filosofías mundanas, el ingenio y las armas humanas no sirven de nada. Técnicas de marketing, contra-filosofías, palabras persuasivas de sabiduría humana (1 Corintios 2:4 ), racionalismo, organización, habilidad, entretenimiento, mística, mejor iluminación, mejor música, todas estas son armas humanas. Ninguna de estas cosas ganará la guerra espiritual. Lo único que es efectivo, la única arma ofensiva que poseemos, es la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios ( Efesios 6:17 ). Esta espada nos da muchas libertades como soldados en esta batalla espiritual. Estamos libres del temor, sabiendo que Dios está luchando por nosotros ( Josué 1: 7–9 ) y que no nos abandonará. Tenemos libertad de culpa, sabiendo que no somos responsables por las almas de los que rechazan el mensaje de Dios después de que se lo hemos anunciado ( Marcos 6:11 ).). Tenemos libertad de la desesperación, sabiendo que, si somos perseguidos y odiados, Cristo fue perseguido y odiado primero ( Juan 15:18 ) y que nuestras heridas de guerra serán atendidas rica y amorosamente en el cielo ( Mateo 5:10 ).

Todas estas libertades provienen del uso del arma poderosa de Dios: Su Palabra. Si usamos armas humanas para luchar contra las tentaciones del maligno, sufriremos fracasos y decepciones. Por el contrario, las victorias de Dios están llenas de esperanza. “Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió” ( Hebreos 10:22-23 ).). Los corazones de aquellos que escuchan y aceptan el verdadero y completo mensaje del evangelio dado por los apóstoles son “rociados” y “lavados con agua pura”. ¿Qué es esta agua? Es la Palabra de Dios la que nos fortalece mientras luchamos ( Efesios 5:26 ; Juan 7:38 ).