¿Puede Satanás leer nuestra mente o conocer nuestros pensamientos? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Puede Satanás leer nuestra mente o conocer nuestros pensamientos? – Estudio Bíblico

Primero, es importante que recordemos que Satanás no es omnipresente; no puede estar en más de un lugar a la vez. Solo Dios está en todas partes, y solo Dios sabe todo, mientras que Satanás debe confiar en su ejército de demonios para cumplir sus órdenes.

¿Pueden Satanás y/o sus demonios leer nuestra mente? No. 1 Reyes 8:39 dice que solo Dios conoce cada corazón humano. No hay nadie más que tenga esa habilidad. Dios sabe lo que diremos antes de que podamos decirlo, mientras el pensamiento todavía se está formulando ( Salmo 139:4 ). Jesús, siendo Dios encarnado, exhibió la cualidad divina de conocer los pensamientos de los hombres: “Él sabía lo que había en cada persona” ( Juan 2:25 ; cf. Mateo 9:4 ; Juan 6:64 ).

La Biblia nos enseña que Satanás es poderoso. Probablemente fue el más alto de todos los ángeles caídos, ya que fue lo suficientemente persuasivo como para convencer a un tercio de los ángeles para que se unieran a él en su rebelión ( Apocalipsis 12: 4 ). Incluso después de la caída de Satanás, ni siquiera el arcángel Miguel se atrevió a confrontarlo sin la ayuda del Señor ( Judas 1:9 ). Satanás es el “príncipe del reino del aire, el espíritu que ahora opera en los desobedientes” ( Efesios 2:2b ). Sin embargo, el poder de Satanás tiene sus límites y leer nuestra mente parece estar más allá de su capacidad.

Se necesitaría omnisciencia para que Satanás y sus demonios lean nuestras mentes, que no tienen. Dios es el único que puede conocer nuestros pensamientos. Sin embargo, Satanás y sus demonios han estado observando y tentando a los seres humanos durante miles de años. Seguramente, han aprendido algunas cosas sobre nosotros a lo largo de los años. Incluso sin la capacidad de conocer nuestros pensamientos, pueden hacer una conjetura bien informada sobre lo que estamos pensando y luego intentar utilizar eso en su beneficio. Es por eso que se nos ordena “someteos, pues, a Dios” ( Santiago 4:7a ), antes de que se nos diga “resistid al diablo” ( Santiago 4:7b ).