¿Qué significa santificado sea tu nombre en el Padrenuestro? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Qué significa santificado sea tu nombre en el Padrenuestro? – Estudio Bíblico

El Padre Nuestro , registrado en Mateo 6 , comienza con, “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” ( Mateo 6:9 ). Santificar algo es santificarlo o separarlo o santificarlo. Jesús enseñó a Sus seguidores a orar para que Dios el Padre “santificara” Su nombre. Significativamente, esta solicitud viene primero. Es de primordial importancia para Dios santificar Su nombre.

¿De qué manera queremos que Dios santifique Su nombre? ¿De qué manera su nombre debe ser apartado o santificado? Un escritor lo explica de esta manera: “Cuando Jesús le pide a Dios que santifique su nombre, le está pidiendo que actúe de tal manera que demuestre visiblemente su santidad y su gloria” (Albert Mohler enLa oración que trastorna el mundo: El Padrenuestro como manifiesto para la revolución , pág. 61). Dios demuestra Su santidad en el mundo al crear un pueblo santo que invocará Su nombre, proclamará el evangelio y realizará buenas obras ( Efesios 2:10 ).

A nadie le gusta que olviden su nombre, lo escriban mal o lo pronuncien mal. Nuestros nombres son parte de nuestra identidad y valor individual. Valoramos tener un “buen nombre”, es decir, una reputación intachable. De manera similar, el nombre de Dios habla de Su identidad, Su carácter y Sus acciones. Cuando David dice: “Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”, se está refiriendo a la acción de Dios de santificar su nombre en la forma en que nos guía ( Salmo 23:3 ; cf. Isaías 48:9–11 yEzequiel 20:14 ). El nombre de Dios—su carácter y reputación—debe ser apartado como santo en este mundo, y eso es por lo que Jesús nos enseña a orar.

La petición “santificado sea tu nombre” viene primero en el Padrenuestro. De inmediato, Jesús quita el enfoque de nosotros y vuelve nuestra atención a Dios. Se trata de Él, Su santidad y Su obra en el mundo. Jesús nos enseñó a comenzar nuestras oraciones reconociendo al Dios a quien oramos. Él es un Padre amoroso que nos invita a Su presencia. Él realmente se preocupa por nosotros. Dios es santo y digno de todo honor, y nuestra primera prioridad es orar para que el mundo vea cuán santo y glorioso es Él.

En otra ocasión, Jesús oró por sus seguidores: “Mi oración no es que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy de él. Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, yo los he enviado al mundo. Por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean verdaderamente santificados” ( Juan 17:15–19 ). La palabra santificar en la Oración Sumo Sacerdotal de Jesús es una traducción de la misma palabra griega traducida como “santificado” en Mateo 6:9 . Jesús oró esto específicamente por Sus discípulos, pero también por aquellos que creerían en Él a través de su mensaje, es decir, todos los que han puesto su fe en Jesucristo ( Juan 17:20 ).). Como hijos de Dios ( Juan 1:12 ), estamos llamados a ser santos como Él es santo ( 1 Pedro 1:16 ).

Primera de Pedro 3:15 nos dice que “en vuestros corazones reverenciad a Cristo como Señor”. Reverenciar en este versículo es otra traducción de la palabra griega para “santificado”. Una de las formas en que santificamos el nombre de Dios es reconocer a Jesús como Señor y vivir nuestras vidas para honrar a Dios. Inclinemos nuestro corazón hacia Él, pongamos nuestra esperanza en Él, lo obedezcamos y compartamos acerca de Él con los demás. Que sigamos el modelo de oración de Jesús, y que “santificado sea tu nombre” sea el verdadero deseo de nuestros corazones.