Si los ángeles y los demonios no pueden morir, ¿Cuál es el punto de que participen en una batalla espiritual? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

Si los ángeles y los demonios no pueden morir, ¿Cuál es el punto de que participen en una batalla espiritual? – Estudio Bíblico

La ficción popular, como la novela This Present Darkness de Frank Peretti, a menudo presenta descripciones espeluznantes de batallas espirituales en las que los demonios son eliminados por ángeles que empuñan espadas con un corte, un destello y una bocanada de humo. La implicación es que los demonios “mueren” de alguna manera cuando son cortados por la mitad por espadas angelicales. No hace falta decir que nuestra teología debe basarse en lo que dice la Biblia, no en novelas contemporáneas. La Biblia enseña la realidad de la batalla espiritual ( Judas 1:9 ). Pero la Biblia también dice que, después del juicio final, los demonios serán enviados para siempre al lago de fuego ( Mateo 25:41 ; Apocalipsis 20:10 ).). Dado que los demonios (y los ángeles) no “mueren” ni sufren heridas físicas, ¿cuál es el punto de hacer una batalla espiritual?

Primero, debemos recordar que no todas las batallas son “a muerte”. El objetivo de los ángeles que luchan contra los demonios no es matarlos sino frustrar sus planes y promover los planes de Dios. En la Biblia, vemos que los ángeles luchan contra los demonios para entregar mensajes divinos a las personas ( Daniel 10:13 ) y eliminar las hordas de Satanás de los lugares celestiales ( Apocalipsis 12:7–8 ). Los demonios pueden ser resistidos ( Santiago 4:7 ), torturados por Dios ( Lucas 8:28 ), perder lo que poseen ( Marcos 9:25–26 ), ser enviados a otro lugar ( Mateo 8:32 ) y ser removidos a el Abismo ( Lucas 8:31).

Segundo, habrá un tiempo en que Satanás y sus demonios experimentarán lo que la Biblia llama “la segunda muerte ”, que es el lago de fuego ( Apocalipsis 21:8 ). Esperamos ese día porque el principal objetivo de los demonios en la batalla es contrarrestar la voluntad de Dios en la vida de las personas en todas partes, tanto creyentes como no creyentes ( 1 Pedro 5:8 ). Tenemos muchos ejemplos en la Biblia de que Dios ha enviado a Sus ángeles para advertir, guiar y proteger a los hijos de Dios. Uno de los mejores ejemplos de estos roles en las Escrituras es a través de la historia de la Navidad. Dios usó ángeles para informar a Zacarías que tendría un hijo llamado Juan ( Lucas 1:8–20 ), para decirle a María que ella daría a luz al Mesías ( Lucas 1:26–38 ).), para declarar el nacimiento de Cristo a otros ( Lucas 2: 8–13 ), y para advertir a José que proteja a su familia de la ira del rey Herodes ( Mateo 2:13 ).

Dios no ha considerado adecuado encarcelar a todos los demonios todavía, pero promete que en los últimos días serán arrojados, junto con Satanás, al lago de fuego. No hay escapatoria de este destino, y todos los espíritus demoníacos serán atormentados en un aislamiento eterno de Dios y Sus hijos ( Apocalipsis 20:10 ).

La realidad de la guerra espiritual afecta a cada creyente. Es de suma importancia reconocer esta guerra que se está dando y estar preparados para ella. Dios nos ha dado todo lo necesario para estar firmes contra las asechanzas del diablo y nos ha mandado que nos pongamos la armadura espiritual completa( Efesios 6:10–18 ).