2 Corintios 4:16-18 Vida por lo Invisible (Bowen) – Estudio bíblico – Biblia.Work

2 Corintios 4:16-18 Vida por lo Invisible (Bowen) – Estudio bíblico

Sermón 2 Corintios 4:16-18 Vida por lo Invisible

Por Dr. Gilbert W. Bowen

Nosotros No vivas de lo que se ve, sino de lo que no se ve, escribe el Apóstol Pablo. Pero parece que vivo la mayoría de los días mucho más preocupado por lo que puedo ver que por lo que no puedo ver. Y también los que viven, respiran y caminan a mi lado. ¿Qué miramos y vivimos? Vemos el tablero de cotizaciones. Nos fijamos en USA Today. Realmente no lees USA Today. Vamos al cine. Os mostramos la última foto digital. Caminamos y contemplamos boquiabiertos los cañones de LaSalle y Michigan Avenue. Nos quedamos mirando el escenario de Lyric. Escaneamos los anuncios de Gourmet y el New York Times Magazine. Nos comemos con los ojos el auto nuevo de nuestro vecino. Seguimos a los Bears de un lado a otro del campo.

Pero lo que más miramos es el metro: siete horas al día para el estadounidense promedio. Los estudios indican que obtenemos la mayor parte de nuestra información sobre el mundo, ideas sobre la vida, actitudes hacia los demás al mirar la caja. Si hay alguna dimensión de la vida moderna que ha levantado la imagen y sumergido lo invisible, tiene que ser la televisión. El difunto Neil Postman, profesor de Ecología de los Medios en la Universidad de Nueva York, lo expresó muy vívidamente.

“Para decirlo de la manera más simple posible, la gente ve televisión. Ellos no lo leen. Tampoco lo escuchan mucho. Ellos lo miran. Esto es cierto para los adultos y los niños, los intelectuales y los trabajadores, los necios y los sabios. Y lo que ven son imágenes dinámicas que cambian constantemente, hasta 1200 diferentes cada hora. Es bueno recordar que la duración promedio de una toma en un programa de televisión en red está entre tres y cuatro segundos, la duración promedio de una toma en un comercial entre dos y tres segundos. Requiere ver, no reflejar, percepción, no concepción. La ironía que a menudo se pasa por alto en la observación de que los programas de televisión están diseñados para una mentalidad de un niño de doce años es que no puede haber otra mentalidad para la que puedan estar diseñados. La televisión es un medio que consta de muy poco más que “imágenes e historias.”

Ciertamente parece que vivimos de lo que se puede ver, de lo que observamos día tras día. Algunos dicen que estamos en la época más sobreestimulada visualmente de la historia. Que puede ser la razón por la que tenemos tanta dificultad con lo invisible, lo invisible, lo intangible, como en la fe bíblica. Para esta vieja historia el reino de lo divino, el Espíritu, Dios no puede ser conocido a través de imágenes, ni en la pared ni en la cabeza. De ahí el segundo mandamiento. De ahí la estricta prohibición de las imágenes en el judaísmo y el Islam. De ahí la subordinación de la imagen en el cristianismo, especialmente en la Reforma protestante.

La intuición detrás del mandamiento es la convicción de que no podemos hacer que nuestras mentes rodeen al verdadero Dios al concebirlo.

Cualquier intento de imaginar o comprender es una forma de domesticación, control. Y el verdadero Dios trasciende la comprensión y el control humanos. No entendemos a Dios. Estamos debajo de él. Entonces nos encontramos con lo divino al escuchar y hablar. Incluso cerramos los ojos. Un pequeño agregó: “Especialmente cuando el ministro está predicando.”

Moisés en el monte Sinaí, ruega ver a Dios. “Por favor, míreme bien una vez.” Es la misma pregunta que hace Woody Allen cuando dice: “Si tan solo Dios me diera una pista sólida como depositar cincuenta mil en mi cuenta bancaria.” Son las preguntas que se hacen todos los escépticos cuando dicen, ‘¿Dónde está la evidencia?’ Pero Dios no puede ser conocido de esa manera, dice la vieja historia, precisamente porque trasciende lo material, lo mundano y lo visible. Precisamente porque él es Dios y nosotros no. Por lo tanto, no puedes hacer ninguna imagen de él, hacerlo visible. Uno se pregunta acerca de ese mandamiento en un mundo donde la imagen se ha vuelto omnipresente y poderosa.

Podemos recurrir a la creación y esperar algún indicio de una divinidad detrás de todo, pero el mundo que nos rodea es espectacularmente ambiguo. a este respecto. Piensa en Katrina en medio de las glorias del otoño. Pero en esta vieja historia es como se nos dirige que Dios es conocido como real.

Según el Apóstol, a pesar de todo lo que consterna y decae en el mundo visible, hay realidades invisibles por las cuales nos verdaderamente debemos vivir si queremos conservar nuestra humanidad y nuestro futuro, como individuos, como comunidad. Una realidad invisible que descuidamos a nuestro propio riesgo es la ley moral interior experimentada como la palabra y la voluntad del Dios invisible. Moisés dijo: “Muéstrame tu gloria, te lo ruego.” Y dijo Dios: “Haré pasar toda mi bondad delante de ti”. Pero, ¿seguimos oyendo esa voz como la voz de lo eterno?

La psicología no ha cerrado tanto la voz como la ha desmitificado, la ha hecho visible en cierto modo, la ha convertido en una realidad mundana y tangible. parte de la psique. Cuando era niño me enseñaron que la voz de la conciencia era la voz de Dios, una voz que debe ser obedecida con poco cuestionamiento. Y si lo violé, me sentí culpable y merecedor de juicio. Con Freud y una educación ilustrada, aprendí que la conciencia no es más que una dimensión del cerebro, compuesta de mandatos que nos imponen los padres y la cultura, no más infalibles de lo que somos, de los que debemos prescindir cuando los encontremos insalubres e inconvenientes.

Como la historia del hombre que fue a un terapeuta y le dijo: “Mi problema es este: soy miserable. me siento horrible Tengo estos altos ideales y no los estoy viviendo.” “Entonces,” dice el psiquiatra, “Quieres que te ayude a mejorar tu desempeño.” “De ninguna manera,” dice el cliente, “Quiero que me ayude a rebajar estos malditos ideales.”

Ahora, admitamos que nuestros ideales, nuestros estándares morales, vienen a nosotros a través del proceso de crianza y enculturación. , y ciertamente están sujetos a distorsión y exageración. Pero, ¿cómo es que todos tenemos esta capacidad de autocontrol y autocontrol? ¿Y de dónde sacaron esta información mamá, papá y la cultura? ¿Y por qué su esencia es más o menos la misma en todas las culturas humanas?

Además, hay un par de otras dimensiones invisibles de la conciencia que son esenciales para nuestra humanidad y comunidad.

La conciencia presiona sobre nosotros no solo la convicción de que hay ciertas cosas que debemos hacer y debemos evitar, sino la verdad de que tenemos una medida de libre albedrío, somos criaturas responsables que dan forma a nuestra vida y futuro por medio de nuestras decisiones. . Y la conciencia es el sentido interno de que lo que elegimos y decidimos tiene consecuencias, incluso consecuencias eternas. Estos son invisibles que tienen la autoridad y la realidad de lo divino.

Y sin un sentido poderoso de la realidad de estos invisibles, orden moral, libre albedrío, consecuencias últimas, perdemos una psique saludable, una comunidad estable, un futuro último . Como insistió nada menos que el devoto luterano y gran filósofo Immanuel Kant, estos son los axiomas que no pueden ser cuestionados sin destruir la existencia verdaderamente humana. Y, sin embargo, son precisamente los axiomas que un materialismo científico en el extranjero en nuestra cultura actual pone en tela de juicio porque no son concretos, comprobables, visibles y, por lo tanto, pueden verse como meras convenciones humanas.

¿No es el Entonces, el problema de nuestra cultura es que un gran número, incluso muchos que se consideran creyentes, ahora se sienten libres de descartar las punzadas de culpa que sienten, hasta que ya no las sienten en absoluto, ya no las escuchan como la voz de Dios. ?

No vivimos de las cosas que se ven, sino de las que no se ven. Jesús les dijo a sus discípulos: “Si alguno tiene la voluntad de hacer la voluntad de Dios, sabrá si yo soy de Dios.” Harold Loukes escribe: “Parece que hay dos aspectos de mi vida que me hacen querer decir Dios en lugar de psicología. Una es la sensación de estar en el mundo de Dios en una frontera, en algún lugar más allá del cual no puedo ver, pero sintiendo una realidad en ese más allá. El otro es una sensación de ser desafiado, de cumplir con algún tipo de imperativo, una orden que me llega una y otra vez, que no he compensado con mi educación o mis sueños. p>

El Dios invisible está presente para nosotros como la voz desafiante de la elección y la conciencia. El Dios invisible está presente para nosotros como el impulso de cuidar. Dios le dijo a Moisés: “No puedes ver mi rostro, pero seré misericordioso con quien tendré misericordia, y tendré misericordia de quien tendré misericordia.” Encontramos lo invisible en el don interior del amor.

Si la ley es el don del Dios invisible del Antiguo Testamento, entonces el don del Dios invisible en el Nuevo Testamento es su cumplimiento en el amor. Incluso Carl Sagan, el conocido materialista científico de fama televisiva alguien dijo que su programa “Cosmos” se trataba más de Carl que del Cosmos, pero incluso Carl, antes de morir, admitió que el amor era una realidad verdaderamente invisible pero real que no se sometería a una investigación científica.

A menudo, los sábados por la tarde, una pareja se para ante mí y me preguntaré cómo entienden lo que están haciendo. No puedo resistirme a una historia que leí recientemente. El reverendo Bryan Akker estaba celebrando una boda en Christ Family Church en Davenport, Iowa, y sonó el teléfono celular del novio. Alejándose de la congregación, el novio tomó la llamada y luego informó a los reunidos: “No lo creerán, pero era mi hombre de seguros”. Escuchó que me iba a casar y quería saber si quería actualizar mi póliza.” Pero nadie pudo convencer a la joven pareja de que lo que hacen es simplemente una cuestión de reacciones químicas en el cerebro. Invariablemente les llamo la atención la realidad de que el amor que los trajo a este altar es un don de Dios. Ellos no lo decidieron. Ellos no lo inventaron. Simplemente llegó como un regalo invisible pero no menos real. Y parecen no tener dificultad en aceptar eso como la verdad sobre su relación.

Así que esta vieja fe va mucho más allá del escepticismo científico cuando se trata del origen y la realidad de esta cosa llamada amor. El verdadero amor es el don de la autotrascendencia en el cuidado sincero del otro, de sus heridas y necesidades porque es el don del Dios invisible que es amor, el tipo de vida que se hace más transparente en la vida y muerte de Jesús. Un hijo en Filadelfia transmite las palabras de un hombre de negocios, “‘El Reino de los Cielos está dentro de ti,’ Jesus dijo. Y, sin embargo, una buena parte de mi vida realmente no me di cuenta de esto, pero cuando lo hice, todo mi mundo se abrió de una nueva manera, cuando me di cuenta de que … Dios está siempre presente, y esto me dio una nueva comprensión, una sensación de poder, confianza y humildad que eliminó toda duda, miedo y limitación. Es tan diferente y tranquilizador conocer esta verdad siempre presente.”

Pero curiosamente, la antigua fe insiste en que la presencia de este Dios invisible a menudo se vuelve más real para nosotros, cuando nos acercamos con tal amor hacia los demás. Cada vez que nos sentimos llamados, impulsados, conducidos, impulsados a salir más allá de nosotros mismos, de nuestras propias preocupaciones, de nuestras propias necesidades y hacia las necesidades y sufrimientos de los demás, experimentamos también la presencia invisible de Dios. Ya no es un rumor o un problema intelectual. Se vuelve intensamente real.

Por eso, quizás, una de las ocasiones más habituales de vivencia de esta realidad invisible suele darse con la entrada de los niños en nuestras vidas. Al menos he observado que es entonces cuando la fe tiende a adquirir una urgencia y una realidad renovadas. Tom Lacey, un joven que creció en esta parroquia y luego se convirtió en pastor, una vez me escribió una carta que aún conservo: este ha sido un verano lleno de acontecimientos para Wendy y para mí. El punto culminante llegó el 25 de julio, cuando nuestra hija, Emily Ruth, hizo su entrada al mundo. Bueno, Emily ya tiene más de un mes y estoy empezando a entender lo que tantas personas querían decir cuando me decían: “¡Tu vida nunca volverá a ser la misma!” Por supuesto, sabía que tenían razón. Aún así, todos los consejos, todas las lecturas y todas las clases de preparación para el parto en el mundo realmente no pueden preparar a alguien para la experiencia real que cambia la vida de convertirse y ser padre.

“En ese instante en que vi a mi hija por primera vez, mi vida cambió drásticamente de una manera que nunca podría haber imaginado. En el momento en que vi a Emily por primera vez, me atrapó, incluso me estremeció, una sensación de amor por ella que estaba más allá de la elección, más allá de la razón, diferente y más profundo que cualquier amor que hubiera sentido antes. Inmediatamente supe de una manera que solo podía haber adivinado que haría todo lo posible para protegerla.

“Ahora se me ocurre que esta es la forma en que Dios lo diseñó, que con la gran responsabilidad de la paternidad, se nos da, como un regalo en el verdadero sentido de la palabra, la capacidad de sentir y expresar el único tipo de amor que es lo suficientemente fuerte como para permitirnos cumplir con esa responsabilidad (y de forma vacilante y solo parcialmente en ese momento). ) un amor que es incondicional, que no es una respuesta a nada que nuestro hijo haya hecho o dejado de hacer, sino una respuesta espontánea e instantánea a nuestro hijo simplemente porque ese hijo existe y es nuestro. Y es notablemente similar al tipo de amor que Jesús nos dice que Dios tiene por cada uno de nosotros.

“Así que seguro, mi vida es diferente ahora debido a las realidades siempre presentes de pañales, alimentación, arreglárselas con menos horas de sueño, y el hecho de que incluso la más simple excursión a la tienda de comestibles es una gran producción. Pero el aspecto de la paternidad que más me ha cambiado es el amor que sentí por primera vez a las 3:47 am del 25 de julio, que llevo conmigo y sé que siempre lo llevaré. ¡Qué maravilla! ¡Qué regalo! Dondequiera que haya amor, Dios está cortejándonos, alcanzándonos, transformándonos. Es en esos momentos y lugares que encontramos el amor de Dios, y no podemos ser tocados por ese amor sin que nos cambie.

Pero es un regalo que debemos rendirle en la fe, paga el precio y pasa. El Viejo Juan el Viejo escribe a sus amigos en su pequeña carta del Nuevo Testamento, “todo amor es de Dios; todo el que ama conoce a Dios.” Así que no nos desanimemos. Aunque nuestra naturaleza exterior se está desgastando, esto se vuelve más y más obvio para algunos de nosotros con cada nuevo año, nuestra naturaleza interior se renueva día tras día. Porque no vivimos de las cosas que se ven, sino de las cosas que no se ven, porque las cosas que no se ven son eternas. Y el amor nunca termina.

Copyright 2005 Gilbert W. Bowen. Usado con permiso.