Apocalipsis 7:9-17 – El Cordero que se convirtió en pastor – Estudio bíblico – Biblia.Work

Apocalipsis 7:9-17 – El Cordero que se convirtió en pastor – Estudio bíblico

Serie de sermones: Los fundamentos de nuestra fe

  1. ¿Qué clase de Salvador estás buscando? – Juan 12
  2. Sentimientos que nunca olvidas – Mateo 28
  3. Creados para dar fruto – Juan 15
  4. Cesárea de Filipo – Confrontando la realidad – Mateo 16
  5. El Cordero que se convirtió en pastor – Apocalipsis 7

Escrituras: Apocalipsis 7:9-17

A veces podemos centrarnos tanto en el sufrimiento de Jesús en la cruz que no logramos ver el resultado deseado. El sufrimiento de Cristo condujo a la redención de la humanidad. Los redimidos de Cristo reinarán con Él para siempre. Esta imagen total nos da esperanza y coraje.

Introducción

La Pascua se trata de la vida que murió para volver a vivir. Se trata de la victoria sucumbiendo a la derrota solo para volver a ser victorioso. Se trata de un Dios que dejó el cielo para vivir en la tierra y regresar nuevamente al cielo. Se trata del Pastor que se convirtió en Cordero que volvió a ser Pastor. ¿Suena confuso? Déjame ver si puedo encontrarle algún sentido.

I. El pastor que rescata

Quizás una de las imágenes más fuertes de las Escrituras es la de Dios como pastor.

David, un pastor, escribió estas referencias de los Salmos.

  • “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1).
  • “Entonces nosotros, tu pueblo, las ovejas de tu prado, te daremos gracias para siempre” (Salmo 79). :13).
  • “Escucha, Pastor de Israel, que pastoreas a José como a un rebaño” (Sal. 80:1).
  • “Porque Él es nuestro Dios, y nosotros somos el pueblo de su prado, las ovejas de su cuidado” (Sal. 95:7).

Un día, mientras David cuidaba sus ovejas, se le ocurrió la idea de que Dios era como un pastor . Ningún rebaño pastaba sin pastor, y ningún pastor estaba fuera de servicio. No había vallas ni muros, por lo que el pastor tenía que estar siempre atento a las ovejas descarriadas. La presencia del pastor era la seguridad de las ovejas. Cuando las ovejas se extraviaron, el pastor las encontró. Cuando cayeron, él los cargó. Cuando estaban heridos, los sanaba.

A. Los humanos somos como ovejas

Las ovejas son tontas. Necesitan que alguien los guíe a las aguas tranquilas para beber y a los pastos para comer. Necesitan a alguien que los cuide y proteja cuando son amenazados y atacados. Los pastores antiguos conocían a sus ovejas por su nombre. Y las ovejas conocían la voz de su pastor. Incluso si dos pastores llamaron a sus rebaños al mismo tiempo y las ovejas se mezclaron, nunca siguieron a la equivocada.

A veces no somos muy inteligentes. Hacemos estupideces. Tendemos a ser impotentes. Somos propensos a ser atacados por el león malvado que ronda para devorarnos. Nosotros también nos perdemos.

B. Necesitamos un pastor

Necesitamos a alguien que conozca la pena, el dolor y la soledad que nos abruman. Necesitamos a alguien que no nos impulse, sino que nos guíe suavemente. Necesitamos a alguien que no nos menosprecie cuando nos perdemos, sino que nos busque. Necesitamos a alguien que escuche nuestros llantos y nos salve. Necesitamos a alguien que no nos regañe cuando nos quedamos atrás, sino que nos recoja en sus brazos y nos lleve junto a su corazón.

II. El Cordero que redime

El Pastor se hizo Cordero. La religión diría que un cordero debe dar su vida por el pastor. El pastor traería su cordero al santuario, se apoyaría con todo su peso sobre la cabeza del cordero y confesaría su pecado. El cordero sería inmolado y su sangre fluiría – vida por vida.

A. Jesús es el Cordero

“¡Aquí está el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29). Jesús, el Buen Pastor, se hizo Cordero, sacrificando su vida por nuestro pecado. El profeta Isaías proporcionó más detalles:

(Lea Isa. 53:4-7)

B. Jesús da su vida

Aquí es donde la imagen cambia y la historia gira. La vida muere. La victoria es derrotada. Dios está crucificado. El Salvador cuelga de una cruz. El Pastor se convierte en un Cordero sacrificial. La palabra para “el cordero” significa “un corderito mascota”, del tipo que no querrías ver sacrificado por ningún motivo. Jesús, como un pequeño animal doméstico, sin mancha y puro, toma nuestro lugar en la cruz. Su sangre es derramada para el perdón de nuestros pecados.

III. El Pastor que reina

Jesús no se quedó en la cruz. Dios murió, pero resucitó. El diablo no tuvo la última palabra. La pérdida fue frustrada. Reinaba la victoria. El Cordero que fue inmolado volvió a ser el Pastor. Ese es el mensaje de la Pascua. Esa es la esperanza del mundo.

A. El Pastor nos santificará

El apóstol Juan en su Apocalipsis habla de este cambio de imagen. Juan ve una escena maravillosa en el capítulo 7. Los santos en el cielo están disfrutando de la presencia del Salvador. Esta imagen nos asegura de Su presencia aquí y ahora. Él es un Pastor que reina por toda la eternidad, y Su rebaño reinará con él. Juan dice que su rebaño “lavó sus ropas y las emblanqueció en la sangre del Cordero” (Ap. 7:14). Estarán “delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su santuario… ya no tendrán hambre, ya no tendrán sed, ya no los herirá el sol, ni calor alguno” (Ap. 7:15-16). Observe el cambio de imagen. “Porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará; Él los guiará a manantiales de aguas vivas, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos” (Ap. 7:17 NVI).

B. El Pastor nos llevará a casa

Estaremos en los eternos pastos verdes, junto a las aguas vivas. estaremos en casa No tendremos hambre ni sed. No experimentaremos heridas ni dolor. Todo nuestro sufrimiento y lágrimas serán enjugados. En el otro lado, en el gran mañana, no habrá más penas, ni más desilusiones, ni más pérdidas, ni más funerales, ni más cicatrices, ni más culpa, ni más cáncer, ni más fracasos, ni más tristeza, ni más odio, no más violencia.

Conclusión

Si la Pascua nos enseña algo, nos enseña a esperar. El viernes Jesús fue colgado en la cruz. Por todas las señales externas, miró si Satanás había ganado. El Cordero había sido inmolado. La Pascua nos recuerda que puede ser viernes, pero se acerca el domingo. El Cordero que murió resucitaría para vivir de nuevo como “el pastor y guardián de vuestras almas” (1 Pe. 2:25). En nuestro mundo actual, experimentaremos desilusión y desánimo, pero aguanta. Solo espera. Hoy podemos derramar lágrimas de derrota, pero mañana gritaremos canciones de victoria. Y es porque un Pastor se convirtió en Cordero y volvió a ser Pastor.

Ilustraciones

Él tomó mi lugar: Era febrero de 1941, en Auschwitz, Polonia. Maxmillan Kolba fue un sacerdote franciscano enviado al infame campo de exterminio por ayudar a los judíos a escapar del terrorismo nazi. Pasaron los meses y desesperados se dieron a la fuga. Se hizo cumplir la regla del campamento. Diez personas serían reunidas al azar y conducidas a una celda donde morirían de hambre y exposición como una lección contra futuros intentos de fuga. Se pronunciaron nombres.

Se llamó a un judío polaco, Frandishek Gasovnachek. Gritó: “¡Espera, tengo esposa e hijos!”

Kolba se adelantó y dijo: “Tomaré su lugar”. Kolba fue conducido a la celda con otras nueve personas donde logró vivir hasta el 14 de agosto.

Esta historia fue narrada en un especial de noticias de NBC hace varios años. Se mostró a Gasovnachek, que en ese momento tenía 82 años, contando esta historia mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. Una cámara móvil lo siguió por su casita blanca hasta un monumento de mármol cuidadosamente decorado con flores. La inscripción decía: EN MEMORIA DE MAXIMILLAN KOLBA. ÉL MURIÓ EN MI LUGAR.

Todos los días que vivió Gasovnachek después de 1941, vivió con el conocimiento: “Vivo porque alguien murió por mí”. Cada año, el 14 de agosto, viajaba a Auschwitz en memoria de Kolba.

Gracias por el mañana: era solo un pequeño cuando murió su madre. Su padre, tratando de ser tanto mamá como papá, había planeado un picnic. El niño nunca había ido a un picnic, así que hicieron sus planes, prepararon el almuerzo y prepararon el auto para el picnic del día siguiente.

Cuando el niño se acostó, no pudo dormir. . Daba vueltas y más vueltas, pero la excitación se apoderaba de él. Finalmente, se levantó de la cama, corrió a la habitación donde su padre ya se había quedado dormido y lo sacudió.

Su padre se despertó. “¿Qué haces despierto? ¿Qué te pasa?”

“No puedo dormir”, explicó el niño.

“¿Por qué no puedes dormir?”

“Papá, estoy emocionado por el día de mañana”.

Su padre respondió: “Bueno, hijo, estoy seguro de que lo estás, y va a ser un gran día. Pero ganó No será genial si no dormimos un poco. Entonces, ¿por qué no corres por el pasillo, vuelves a la cama y duermes bien por la noche?

El chico se alejó caminando del pasillo a su habitación y se metió en la cama. En poco tiempo, llegó el sueño, al padre, eso es. No pasó mucho tiempo desde que el niño estaba de vuelta, empujando y empujando a su padre. Antes de que su padre abriera los ojos, palabras duras casi salieron de su boca, hasta que vio la expresión en el rostro de su hijo.

“¿Qué pasa ahora, hijo?”

” Papá, solo quería agradecerte por lo de mañana”.

Rick Ezell es el pastor de First Baptist Greer, Carolina del Sur. Rick obtuvo un Doctorado en Ministerio en Predicación del Seminario Teológico Bautista del Norte y una Maestría en Teología en predicación del Seminario Teológico Bautista del Sur. Rick es consultor, líder de conferencias, comunicador y entrenador.