Éxodo 33:12-23 – Cuando Dios guía el camino – Estudio bíblico – Biblia.Work

Éxodo 33:12-23 – Cuando Dios guía el camino – Estudio bíblico

Serie de sermones: La historia de Dios, Parte I

  1. La fe y el mensaje bautista: Humanidad – Génesis 1
  2. Abraham, llamado de Dios – Génesis 12
  3. El avance del plan de Dios – Éxodo 1
  4. Mal uso del nombre de Dios – Éxodo 20
  5. Cuando Dios Muestra el Camino – Éxodo 33

Escrituras: Éxodo 33

Tema principal

Somos como Moisés. Cuando es guiado por Dios, no vemos el rostro de Dios, sino su espalda. ¿Porqué es eso? No podemos ver su rostro, porque no podemos verlo venir. Vemos la espalda de Dios, porque vemos dónde ha estado y lo que ha hecho en el pasado. No anticipamos ni cuestionamos a Dios. Es solo después de una larga reflexión que finalmente nos sorprende lo que Dios ha estado haciendo todo este tiempo.

Introducción

Chris Rose escribió en Reader’s Digest que dijo: “Como agente de bienes raíces , Pasé seis meses mostrando casas a una pareja. Por fin encontré dos que les gustaban, pero no podían decidir cuál comprar. La esposa y yo regresamos a la segunda casa, y ella comenzó a deambular para ver otra vez, mientras Esperé arriba. Eventualmente, ella me dijo que llevarían a la primera a casa. Le pregunté cómo tomó su decisión. ‘Estaba parada en la sala de estar’, explicó la mujer, ‘y le pedí a Dios que me diera una señal. Justo en ese momento, un avión se acercó zumbando en su ruta de vuelo hacia el aeropuerto, y supe que esa no era la casa para nosotros'”.

Siempre estamos buscando una señal, ¿verdad? ¿nosotros? Recientemente, conducía por la carretera, reflexionando sobre una decisión importante que debía tomar. Recuerdo vívidamente haberle gritado a Dios: “¿Por qué no me escribes un mensaje a través del cielo para que sepa qué hacer?”

¿No sería increíble? Cada vez que nos enfrentamos a una decisión, tendríamos un teleprompter celestial enviándonos mensajes a través del cielo. Es interesante que nosotros, los humanos, no pedimos la opinión de Dios en cada decisión, solo parecemos querer la escritura de Dios en el cielo en ciertas decisiones: las “grandes”. ¿Dónde debo ir a la escuela? ¿Con quién debo casarme? ¿Qué trabajo debo tomar? ¿O debería cambiar de trabajo? En cada caso, queremos que Dios nos muestre una señal. Cualquier letrero antiguo servirá.

I. Desesperado por una señal (vv. 12-13)

Moisés, el gran líder de los hebreos del Antiguo Testamento, no fue diferente. Quería que Dios también le mostrara una señal. En una ocasión, Moisés se quedó a solas con Dios, lejos del resto de los hebreos, para buscar dirección. Quería otra señal divina, un presagio, un gesto celestial. No es que Moisés no hubiera tenido indicadores a lo largo del camino. De hecho, fue testigo de algunas demostraciones visuales bastante notables. Una zarza ardiente. Un bastón que se convirtió en serpiente. Ramas de árboles que limpiaron el agua contaminada. Columnas de fuego guiando a la multitud por la noche. Nubes guiándolos de día. Maná, el pan celestial que cae cada mañana. Pero ahora Moisés quiere más aclaraciones. Él ora, no como nosotros: “Mira, me has dicho: ‘Conduce a este pueblo’, pero no me has hecho saber a quién enviarás conmigo. Dijiste: ‘Te conozco por tu nombre, y tú también has halló gracia ante mis ojos.’ Ahora, si en verdad he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que me enseñes tus caminos, y te conoceré y hallaré gracia ante tus ojos. Ahora, considera que esta nación es tu pueblo” (Ex. 33:12-13). Moisés le pidió a Dios que “me guiara con claridad por el camino” (LB). Otras traducciones dicen, “enséñame tus caminos” (NVI), o “déjame conocer tus caminos” (NASB), o “muéstrame ahora tu camino” (KJV).

¿No queremos ser guiado? ¿Para ser enseñado en los caminos de Dios? ¿Para saber el camino que debemos tomar? ¿Que se le muestre el camino correcto? Somos un pueblo hambriento de orientación. Anhelamos dirección. Somos como vagabundos en el desierto clamando a Dios: “¡Muéstrame el camino! ¡Dame una señal! Solo escribe en el cielo, para que pueda verlo”.

Curiosamente, Dios nunca escribió a Moisés una mensaje en el cielo. Nunca dejó un plano. En los términos de hoy, no envió un fax, un correo electrónico o una carta. Hizo algo mejor.

Una vez, como pastor de jóvenes, nuestro ministerio construyó un laberinto. El “Laberinto Asombroso” – era un laberinto de cajas de cartón que zigzagueaba y zigzagueaba en el salón de compañerismo de la iglesia. Había una entrada y una salida. Muchos canales oscuros, desconcertantes callejones sin salida y sorpresas inesperadas marcaron el laberinto, que terminó en un tobogán en caída libre hacia la libertad.

Los estudiantes entraron con diferentes emociones. El aventurero no podía esperar. Corrieron y se divirtieron.

Algunos fueron atrevidos, pero cautelosos. Abordaron la experiencia como si fuera la primera vez que conducen un automóvil solos, la emoción mezclada con la precaución.

Los exploradores más interesantes fueron los tímidos. Se pararon en la entrada preguntándose: ¿Cuánto tardarán en salir? ¿Es difícil encontrar el camino? ¿Qué pasa si me pierdo? ¿Sabré si voy por el camino correcto?

¿Suena así a la forma en que enfocamos la vida? Algunos de nosotros somos ambiciosos; otros, tímidos; algunos, escépticos. Todos queremos terminar el curso. Todos queremos que alguien nos muestre el camino.

Los reacios esperaron, inseguros de entrar al laberinto. Cuanto más esperaban, más temían el viaje desconocido. Varios de los ansiosos, que habían terminado el curso, trataron de consolar y tranquilizar a los temerosos. Finalmente, desesperados, los tímidos -casi al unísono- preguntaron: “¿Irás con nosotros?”. En lo profundo de sus corazones, era una guía, incluso más que una guía, lo que querían.

II. Algo mejor que una señal (v. 14)

Esto fue lo mejor que Dios le ofreció a Moisés. Dios le prometió a Moisés su presencia. Dios respondió a la oración de Moisés, su pedido de una señal, diciendo: “Mi presencia irá contigo y te daré descanso” (Ex. 33:14). Dios personal y providencialmente guió a Moisés ya la nación de Israel. Dios ofreció algo mejor que la guía; prometió ser su Guía. Prometió acompañarlos, estar con ellos. No era un Dios que solo vivía en un dominio celestial, sino un Dios que eligió bajar y vivir entre su pueblo. Dios no proporcionaría escritura a mano en el cielo; pero ofreció su mano a Moisés ya su pueblo y caminó con ellos, lado a lado, amigo con amigo.

Aunque la Biblia nunca usa la palabra guía, sí habla de un Guía. Podemos buscar orientación, pero Dios proporciona algo mejor: él mismo. En lo profundo de nuestros corazones, es una guía, incluso más que una orientación, lo que queremos.

¿Qué preferirías, en tu primer día, en un campus nuevo y grande: el mapa del campus o un estudiante amable? ¿Quién dice: “Mira, estoy en camino hacia allí ahora. Iré contigo y te mostraré el camino”? ¿Qué preferiría en su primer día en una nueva comunidad: un guía callejero o un vecino que le diga: “Tengo algo de tiempo libre. Te acompañaré. Seré tu guía turístico personal”?

La guía para un cristiano proviene de nuestra relación continua con Dios. Quiere que lo conozcamos. Ser guiado por él es parte de esa relación. Las señales son temporales; una relación es permanente. Los signos pueden malinterpretarse, leerse mal o no verse en absoluto. Dios quiere guiarnos en cada paso de nuestro viaje, no solo en los grandes. Y lo hace mejor caminando con nosotros, estando en relación con nosotros.

Fue esta presencia, esta relación lo que Moisés experimentó. Uno de los indicadores más reveladores de la vida de Moisés se encuentra en Éxodo 33:11. “El Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su amigo” (Ex. 33:11). Este versículo habla de la realidad y profundidad de la comunión entre Moisés y Dios. Moisés era amigo de Dios, no porque fuera perfecto, dotado o poderoso. Eran amigos porque los amigos confían el uno en el otro, hablan entre ellos y comparten intereses comunes. Nadie puede abrir una brecha entre ellos. Moisés nunca supo a dónde iba con Dios, Dios no siempre proporcionó una señal para dirigirlo, pero no importaba. Sabía con quién iba, y eso era todo lo que importaba.

Moisés era una persona real que tuvo encuentros reales con un Dios real. Esta relación le proporcionó la dirección y la guía que deseaba.

Si queremos conocer la voluntad de Dios, debemos llegar a conocer a Dios. La guía depende de la relación. Si buscamos la Guía más que la orientación, es posible que veamos la señal que estamos buscando. Y, aún más, recibimos algunos beneficios maravillosos.

III. Beneficios de la relación

Somos un pueblo que se ha acostumbrado a los beneficios. Los queremos. De hecho, los esperamos. Porque la presencia de Dios nos acompaña, tenemos unos beneficios estupendos. Mejor que cualquier 401(k) o HMO. Mejor que cualquier cuenta de gastos. O las ventajas de ser miembro de un club de campo o el uso de un condominio frente al mar. El paquete de beneficios de una relación con Dios es el siguiente:

A. Tenemos un compañero (v. 14)

“Mi Presencia irá contigo” (Ex. 33:14). Como dice el antiguo himno “En el Jardín”, “Y él camina conmigo, y habla conmigo, y me dice que soy suyo, y que la alegría que compartimos mientras nos quedamos allí, nadie más la ha conocido. ” Independientemente de nuestra condición o circunstancia, Dios está con nosotros. Nuestras situaciones no cambian a Dios. Todavía está con nosotros.

Durante el angustioso viaje de Gladys Aylward fuera de Yang Chen, devastada por la guerra, durante la toma del poder por los comunistas, se enfrentó a una mañana, sin ninguna esperanza aparente de ponerse a salvo. Una niña de 13 años trató de consolarla diciéndole: “No olvides lo que nos dijiste sobre Moisés en el desierto” (refiriéndose a la promesa de Dios de su presencia), a lo que Gladys Aylward respondió: “Sí, querida , pero yo no soy Moisés”. La joven respondió: “Sí, pero Dios sigue siendo Dios”.

El Dios del universo camina con nosotros. Es nuestro compañero, nuestro amigo. El mundo entero puede abandonarnos. Pero Dios nunca lo hará. Tenemos su palabra al respecto.

B. Experimentaremos el descanso (v. 14)

“. . . y yo os haré descansar” (Ex. 33:14). El descanso del que se habla aquí es un descanso que viene mientras estamos en nuestro viaje. Es un descanso que llega al centro de su ser. No es como un día libre semanal, vacaciones pagadas o vacaciones garantizadas. No es simplemente un cese de la actividad, de la lucha o del viaje. Es una tranquilidad y una seguridad que se obtienen al caminar con Dios.

En el desastre del transbordador espacial Challenger, funcionarios clave de la NASA tomaron la desafortunada decisión de seguir adelante con el lanzamiento, después de trabajar veinte horas seguidas, y durmiendo solo dos o tres horas la noche anterior. Su error de juicio costó la vida a siete astronautas y casi acaba con el programa espacial de EE. UU.

En los últimos años, nuestros accidentes industriales más notorios: Exxon Valdez, Three Mile Island, Chernobyl y el fatal error de navegación de Korean Air Lines 007: todo ocurrió en medio de la noche con operadores estresados por la fatiga.

El descanso proporciona los puntos cardinales que nos muestran a dónde ir. Nos da la resistencia física y emocional para hacer juicios correctos. Es la soledad la que nos da sabiduría. Las herramientas necesarias para encontrar el camino de Dios.

El descanso es un testimonio de confianza.

Está la historia de los dos pájaros posados en lo alto de una ciudad ocupada que observan a todas las personas que corren afanosamente de una actividad a otra. El petirrojo le dijo al gorrión: “¿Por qué esos humanos corren de un lado a otro?” “Tal vez”, dijo el Gorrión, “no se dan cuenta de que tienen un Padre celestial como el nuestro que se preocupa tanto por ellos”. La Segunda Guerra Mundial, en la que fue encarcelada, solía decir: “No luches, solo acurrúcate”. De eso se trata confiar.

Un beneficio de vivir en la presencia de Dios es que podemos acurrucarnos cerca de nuestro Padre Celestial, sabiendo que podemos descansar confiados, seguros y victoriosos.

C. Seremos distinguidos (vv. 15-16)

“Si Tu Presencia no va… en esto se distinguirá Tu pueblo de todos los demás pueblos sobre la faz de la tierra” (Ex. 33:15-16). Supongo que todos deseamos ser distinguidos, apartados del resto de la sociedad. La presencia de Dios hace justamente eso en nuestras vidas. Debido a la presencia de Dios, somos personas santas. Como se ha dicho antes, santo significa apartado, distinto.

Cuando entramos en la presencia de Dios, estamos en tierra santa. Y apartamos un día a la semana, el sábado, como día santo. La idea central de este texto es que debido a la presencia acompañante de Dios, somos personas santas. No somos santos porque seamos raros, raros o impares. Somos diferentes porque la presencia de Dios nos acompaña. No somos diferentes por lo que hacemos, sino por lo que Dios hace en ya través de nosotros. Una persona santa toma en serio la presencia de Dios que lo acompaña.

Piénselo. Somos conscientes de la presencia de Dios; tendrá un impacto en nuestra conversación, nuestro comportamiento y nuestros pensamientos. Es peor que tener al pastor jugando al golf contigo. Es más poderoso que tener a tu madre en una cita contigo. Es más fuerte que llevar a tus hijos en un viaje de negocios. La presencia acompañante de Dios nos hace pensar diferente, actuar diferente, hablar diferente, amar diferente y servir diferente. “Y si os dirigís como Padre a Aquel que juzga imparcialmente según el trabajo de cada uno, tendréis que comportaros con temor durante el tiempo de vuestra residencia temporal” (I Pedro 1:17, NVI).

La presencia acompañante de Dios nos llama a sobresalir entre la multitud, a ser distintos, separados e inusuales. Él nos llama a ser diferentes.

D. Seremos conocidos (v. 17)

“Jehová respondió a Moisés: Esto mismo que me has pedido haré, porque has hallado gracia ante mis ojos, y te conozco por tu nombre” ( Éxodo 33:17). ¿Te imaginas ser conocido por Dios? El encuentro con Dios es una experiencia íntima. Llegamos a conocerlo y él viene a conocernos. ¿Te imaginas el significado que eso nos da? El Creador del universo llamándonos por nuestro nombre.

Al enterarse de la muerte del dibujante ganador del Premio Pulitzer Jeff MacNelly, creador de la tira cómica Shoe, el también dibujante Walt Handelsman de The Times-Pacayune (Nueva Orleans) escribió:

Una vez recibí una llamada telefónica de (dibujante editorial) Mike Peters, felicitándome por una caricatura y diciendo que él y Jeff MacNelly acababan de hablar sobre lo mucho que les gustaba, y cuando llegué al teléfono, le dije a mi editor que ese era el punto culminante de mi carrera: saber que Jeff MacNelly sabía quién era yo.

Es difícil de explicar, pero tener a alguien excelente que sepa quién eres, trae un sentido de importancia para la vida. Dios, el más grande del Universo, nos conoce por nuestro nombre. De hecho, él sabe todo sobre nosotros.

4. Ver las señales en el espejo retrovisor

En realidad, Dios nos proporciona señales. Por supuesto, no son como las señales de tráfico, las señales direccionales, las vallas publicitarias o una escritura en el cielo. Pero son signos, no obstante. Están ahí, pero a veces no los vemos. Cuando caminamos con Dios, cuando su presencia nos acompaña, sus señales nos rodean por todas partes.

A. La señal de su gloria (v. 18)

“Entonces dijo Moisés: ‘Déjame ver tu gloria'” (Ex. 33:18). La gloria de Dios es la gran importancia y la brillante majestad que acompaña a la presencia de Dios. Miguel Ángel oró: “Señor, hazme ver tu gloria en todo lugar”. Los Cielos lo declaran. La creación es testigo de ello. La iglesia lo encarna. Los cristianos lo reflejan. La gloria de Dios está a nuestro alrededor. Moisés llegó a entender, sentir y ver la gloria de Dios. Pero Moisés no vio la totalidad de la gloria de Dios y nosotros tampoco.

B. La señal de su bondad (v. 19)

Y dijo el Señor: “Haré pasar toda mi bondad delante de ti…” (Ex. 33:19). La palabra bondad se refiere a la manifestación o esencia de los gloriosos atributos de Dios, que con mayor frecuencia se consideran las obras de sus manos. La bondad de Dios es la experiencia concreta de lo que Dios ha hecho y está haciendo en la vida de su pueblo. Moisés experimentó la bondad de Dios una y otra vez, pero no fue testigo de toda la bondad de Dios.

C. La señal de su gracia (v. 19)

Y dijo el Señor: “… ‘Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadezca’ (Éxodo 33:19). La gracia de Dios es su favor inmerecido, una expresión de su corazón. El corazón de Dios es uno de amor y compasión. Muchas veces en nuestro camino, podemos merecer justicia, pero Dios en cambio nos concede el favor, la encarnación de su gracia. Nosotros, su pueblo, somos los recipientes de su gracia, pero no toda su gracia.

Ahora, aquí está lo interesante de las señales de Dios: su gloria, su bondad y su gracia. La mayoría de las veces, cuando Dios nos está guiando, vemos estas señales después. Algo así como mirar en los espejos retrovisores de nuestras vidas, vemos cómo Dios se ha manifestado, realizando su obra. Miramos hacia atrás y vemos cómo Dios hizo que una mala situación resultara para nuestro bien. Vemos que se desarrolla un evento y comentamos: “Solo Dios podría haber hecho eso”. Reflexionamos sobre una serie de acontecimientos que se están desarrollando y sabemos que esas piezas solo pudieron unirse por la mano de Dios. Miramos hacia atrás a las cosas que nos suceden de manera inmerecida e inmerecida. Fue obra de Dios. Miramos la tragedia de los demás y luego las bendiciones en nuestra propia vida y comentamos: “Allí, pero por la gracia de Dios, voy yo”. Si bien el camino del viaje de nuestra vida no siempre es una línea recta, cuando miramos hacia atrás, podemos detectar la dirección de Dios, ya sea más como el cambio de un camino de montaña. Dios todavía nos lleva al destino que desea.

Wayne Oates lo expresó de esta manera: “El pensamiento del mercado acerca de la presencia de Dios es uno de familiaridad sentimental. Las canciones country-western hablan de ‘hablar un poco con Jesús’ casi como si el Señor fuera un amigo con quien uno tiene una cháchara… Sin embargo, en marcado contraste, está la persistente sabiduría bíblica de que la presencia de Dios viene a nosotros, cuando no lo sabemos. Al menos, nuestra conciencia de la presencia es una ocurrencia tardía”.

Moisés quería ver la gloria de Dios, quería una señal. Dios dijo que ves señales todo el tiempo, Dios mío, mi gracia, están a tu alrededor. Pero si quieres una apariencia visible – una teofanía – haz lo siguiente: “Aquí hay un lugar cerca de Mí. Te pararás sobre la roca, y cuando pase Mi gloria, te pondré en la hendidura de la roca y te cubriré”. con mi mano hasta que yo haya pasado. Entonces quitaré mi mano, y verás mi espalda, pero mi rostro no será visto” (Ex. 33:21-23). Moisés hizo lo que se le indicó. Se paró en la grieta de la roca y Dios pasó. Una apariencia visible, esta vez en forma humana. Y Moisés le vio, no su rostro, sino su espalda.

Conclusión

También nosotros, cuando somos guiados por Dios, no vemos el rostro de Dios, sino su espalda. ¿Porqué es eso? No podemos ver su rostro, porque no podemos verlo venir. Vemos la espalda de Dios, porque vemos dónde ha estado y lo que ha hecho en el pasado. No anticipamos ni cuestionamos a Dios. Es solo después de una larga reflexión que finalmente nos sorprende lo que Dios ha estado haciendo todo el tiempo.

Ha sido mi experiencia que Dios no siempre señala el camino, pero él lo guía. Cuando miro hacia atrás, veo esas guías. Espero que tú también lo hagas.

Rick Ezell es el pastor de First Baptist Greer, Carolina del Sur. Rick obtuvo un Doctorado en Ministerio en Predicación del Seminario Teológico Bautista del Norte y una Maestría en Teología en predicación del Seminario Teológico Bautista del Sur. Rick es consultor, líder de conferencias, comunicador y entrenador.