Lucas 4:14-21 La declaración de la misión de Jesús (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 4:14-21 La declaración de la misión de Jesús (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 4:14-21 La declaración de la misión de Jesús

Consulte estos útiles recursos
Comentario bíblico
Sermones
Sermones para niños
Listas de himnos

Lucas 4: 14-21

La declaración de la misión de Jesús

Por el reverendo Charles Hoffacker

Consideremos lo que dice Jesús en su discurso inaugural en la sinagoga de su ciudad natal. En el nombre de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús’ primer acto de ministerio público descrito para nosotros en el Evangelio de Lucas. Después de su bautismo en el río y su largo ayuno y tentación en el desierto, Jesús regresa a su país de origen, Galilea. Los informes sobre él se han estado difundiendo entre la población, probablemente como resultado de sus milagros de sanidad y sus enseñanzas en la sinagoga.

Entonces, cuando regresa a casa, es un gran día en la sinagoga. Todo el mundo está allí, ansioso por escuchar al chico local que se está haciendo un nombre.

Jesús entra en la sinagoga ese sábado por la mañana. Parece más pequeño de lo que parecía cuando él era un niño, pero por lo demás nada ha cambiado en este lugar familiar.

Joseph y Mary lo prepararon bien para la vida. Lo criaron fielmente en su religión ancestral. Asistía regularmente a la escuela sabática y al grupo de jóvenes. Lo traían a la sinagoga todas las semanas, cuando era un bebé, un niño, un adolescente.

No siempre fue fácil, especialmente cuando era un bebé. Entonces, José y María deben ser los santos patronos de todos los padres que ahora traen a sus bebés a la adoración, que se aseguran de que sus hijos vayan a la escuela de la iglesia, que se aseguran de que sus hijos e hijas pertenezcan a un grupo de jóvenes. No es fácil, pero estos padres saben que es probable que el niño que participa regularmente en la comunidad del pueblo de Dios tenga una fe fuerte en la edad adulta y una base firme durante las crisis de la vida.

Entonces Jesús regresa a la sinagoga de Nazaret, agradecido por la educación que recibió allí. Se le pide que lea la lección de los profetas. No hay leccionario para consultar para determinar esta lectura; la elección depende de él. Tampoco hay un libro para hojear. En cambio, le traen un rollo voluminoso y lo colocan en el atril. Jesús, buscando un texto familiar, lo desenrolla hasta un lugar cerca del final del rollo. Con una voz llena de anticipación, lee en voz alta estas palabras:

“El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque me ha ungido para predicar el bien nuevas a los pobres.
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
a pregonar la liberación a los cautivos,
a los ciegos dar la vista,
a librar a los que están molido,
y proclamar el año agradable del Señor.”

Terminado con estos pocos versículos, Jesús enrolla el rollo, se lo devuelve al asistente, y toma asiento.

Es costumbre que los maestros se sienten, en vez de estar de pie, así que cuando Jesús se sienta, todos lo miran, esperando algún comentario, alguna explicación de este texto , texto bien conocido por muchos de ellos.

No hay clérigos profesionales. El presidente de la sinagoga puede invitar a cualquier persona adecuada a comentar el texto. A menudo, estos comentarios son menos que inspiradores. Si bien la gente tiene conocimientos bíblicos, los comentarios de las escrituras por parte de la gente local a menudo no son más que una recitación de memoria de las lecciones que todos aprendieron a una edad temprana. Entonces, la congregación generalmente sabe lo que se dirá antes de que se diga, y la única pregunta es si se dirá correctamente o no.

No es así hoy cuando Jesús se sienta. Toda la gente lo está mirando. Mira a su alrededor, esos rostros familiares de sus primeros años, de apariencia más vieja que antes: sus amigos de la infancia, ahora presentes con sus hijos; los padres de sus amigos, ahora ancianos.

Comienza con un zinger, y algo mucho más que un zinger: una frase que permanece fresca y provocativa hasta nuestros días. Jesús libera el pasaje de la Escritura que acaba de leer; deja salir al león de su jaula; derroca las expectativas aburridas de las personas que lo rodean. Esto es lo que dice: “Hoy se ha cumplido esta escritura en presencia de ustedes.”

Jesús hace lo inesperado, lo inimaginable, en esa memorable mañana de sábado en Nazaret. En la jerga actual, reclama para sí mismo las antiguas palabras proféticas como su propia declaración de misión. La razón por la que el Espíritu de Dios descendió sobre él en su bautismo fue para capacitarlo para hacer precisamente esto: llevar buenas noticias a los pobres, proclamar la liberación a los cautivos, la recuperación de la vista a los ciegos, dejar en libertad a los oprimidos. , proclamar el año del favor del Señor, el dulce Año del Jubileo, cuando la economía será conformada nuevamente a la justicia de Dios.

Jesús toma todo esto como su declaración de misión, y no se contenta con dejarlo como una sarta de palabras altisonantes. Todo lo que sigue en su vida, tal como se nos presenta en el Evangelio, equivale a vivir la profecía que él reclama para sí mismo ese sábado por la mañana en Nazaret.

UN PASTOR DICE : “Cada vez que he usado cualquier parte de su trabajo, ha sido muy bien recibido y, a menudo, la gente ha comentado cómo les ayudó con un problema.”

¡PRUEBE SERMONWRITER!
Mil chispas para inspirarte — ¡y su congregación!

¡OBTENGA SUS CUATRO MUESTRAS GRATIS!
Haga clic aquí para obtener más información

Sigue haciendo estas cosas cada vez que puede, cada vez que se da la vuelta, hasta que finalmente lo mata. Porque unos acogen con beneplácito lo que hace Jesús, pero otros no, porque trastorna su ventaja injusta, cuestiona su complacencia y los empuja a reconocer su habitual infidelidad a Dios. Encuentran su malestar cada vez más intolerable, y piensan que su asesinato judicial pondrá fin al asunto. Están equivocados, por supuesto. Jesús resucita vivo de entre los muertos, y continúa hoy haciendo lo que dijo aquel sábado por la mañana hace mucho tiempo.

Ahora la forma en que obra es a través de su cuerpo místico, la Iglesia. A través de cada uno de nosotros, y de todos los que son bautizados en su cuerpo, Jesús se esfuerza todavía por vivir su declaración de misión, llevando buenas noticias a los que no las tienen, liberando a los encadenados en cautiverio, abriendo los ojos ciegos, ayudando los oprimidos y explotados encuentran una vida, y desenrollando el plano que establece el reino de Dios donde prevalecen la justicia y la paz.

Jesús todavía hace estas cosas, porque su Iglesia las hace. Los pobres ganan esperanza, ya sean sus almas o sus cuerpos los que están hambrientos. Los cautivos experimentan la libertad, ya sean prisioneros en una cárcel o prisioneros en una mansión. Los ciegos reciben la vista, ya sea una cirugía de cataratas en un hospital de la iglesia o las escamas del prejuicio cayendo de los ojos de un fanático. Los oprimidos son puestos en libertad, ya sea que la opresión sea un régimen político o una dependencia química. Cuando Jesús lee ese pasaje en la sinagoga de Nazaret, anuncia una declaración de misión para sí mismo y para su cuerpo, la Iglesia.

No hemos olvidado esto aquí en St. Paul’s. Aquí hay unos ejemplos. Los menciono no para dejarnos autosatisfechos, sino para darnos gracias de que Cristo resucitado está ocupado trabajando en esta congregación en Port Huron. Entonces, seamos específicos. Vamos a lo local.

Hay personas en este pueblo que tienen el estómago lleno y cuyas facturas de gas se pagan gracias al dinero que pones en la canasta todos los domingos. Gracias a usted, el Equipo Ecuménico del Vecindario y el Programa de Nutrición de Mid City ayudan a liberar a las personas de las cadenas de la desesperación y la desesperación.

Hay madres y niños en el área de Blue Water que encuentran asesoramiento, tutoría, respeto, nueva esperanza, debido a las muchas formas en que participamos en el ministerio de Bridge Builders, donde el amor de Jesús toca los corazones de algunos que tal vez pensaron que a nadie le importaba y que no importaban.

Hay familias en lugares donde usted y yo nunca hemos oído hablar de quienes ahora no tienen que caminar cinco millas en cada dirección para obtener agua, quienes tienen una vaca o una cabra o algunos pollos para criar porque la gente aquí apoyó la caminata CROP o escribió un cheque para Episcopal Relief and Development, en respuesta a la declaración de misión de Jesús.

Y hay personas en esta iglesia esta mañana porque alguien aquí les habló una palabra de Buenas Nuevas, y caminó con ellos hacia el pozo que es Cristo. Sin excepción, todos necesitamos esa agua, y una vez que la encontramos, ¿qué mejor que compartir esta agua con otros que tienen sed?

Estos son solo algunos ejemplos. Hay muchos más, algunos que pasan desapercibidos, pero no menos importantes a los ojos de Dios. ¿Y quién sabe qué nuevos ejemplos de vivir la declaración de la misión de Jesús aparecerán en los próximos meses y años?

La lectura de hoy de Primera de Corintios es otro pasaje importante sobre cómo el Cuerpo de Cristo, la Iglesia, es vivir la declaración de misión de Jesús. Mientras nos esforzamos por mantenernos fieles a esas palabras que leyó y vivió, podemos prestar atención a los puntos en los que San Pablo insiste en ese pasaje. Me referiré brevemente a tres de ellos.

Número uno. Todos los miembros de la Iglesia tienen dones para el ministerio.

Número dos. Los miembros de la Iglesia tienen diferentes dones para el ministerio; no somos clones el uno del otro.

Número Tres. Los diferentes dones cobran vida en el contexto del todo. Jesús leyó las antiguas palabras de Isaías y las reclamó como suyas. Podemos hacer lo mismo. Por favor, ponte de pie y repite después de mí, oración por oración.

“El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque me ha ungido para dar buenas nuevas a a los pobres.
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
a pregonar la liberación a los cautivos,
a dar vista a los ciegos,
a librar a los oprimidos,
y proclamar el año agradable del Señor.”

Hoy, hoy, esta escritura se ha cumplido en nuestros oídos.

Amén.

Citas bíblicas de la World English Bible.

Copyright 2003, The Rev. Charles Hoffacker. Usado con permiso.