Marcos 13:1-8 Muros macizos, úteros estériles (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Marcos 13:1-8 Muros macizos, úteros estériles (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Marcos 13:1-8 Muros macizos, úteros estériles

Por el reverendo Charles Hoffacker

Hoy Consideremos cómo las señales de la actividad de Dios en el mundo a veces son diferentes de lo que esperamos que sean. En el nombre de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Jesús sale del templo de Jerusalén. Uno de los discípulos que lo acompañan estalla en asombro ante el tamaño de los edificios del templo y las piedras con las que están construidos. ¡Y realmente son una vista asombrosa!

El templo se encuentra en la cima de una montaña y alcanza la altura de un edificio moderno de quince pisos. Sus muros circundantes se extienden por un cuarto de milla
a cada lado. Algunas de las piedras con las que está construido el templo superan las quinientas toneladas de peso.

Su superficie exterior, de mármol blanco adornado con oro, brilla cegadoramente bajo el sol de Oriente Medio. El interior está decorado con telas de oro y plata, carmesí y púrpura, y madera de cedro finamente pulida. Su alto techo descansa sobre grandes columnas. ¡Con razón los visitantes del templo se quedan mirando lo que ven!

Jesús, sin embargo, dice que muy pronto este magnífico complejo será reducido a ruinas. No quedará piedra sobre piedra.

Muchas personas llenan las calles de la ciudad y los atrios del templo, pero Jesús reconoce que con el tiempo el monte del templo quedará desolado. La magnificencia no puede garantizar la presencia divina. Solidez no significa permanencia.

Los discípulos fracasan en sus esfuerzos por comprometer a Jesús con un calendario para la destrucción del templo. Habrá guerras, rumores de guerras, terremotos y hambrunas– como siempre los hay. Pero estos no indican nada inmediato.

Una generación después de Jesús, la paciencia imperial finalmente expira y un ejército romano quema Jerusalén hasta los cimientos. ¿Dónde está Dios en este desastre?

Con su pueblo como siempre.

El judaísmo se transforma a través de esta catástrofe. Ya no se centra en el templo de Jerusalén y los sacrificios ofrecidos allí. La sinagoga local es ahora el centro; el rabino reemplaza al sacerdote. Aquí Dios está obrando.

El cristianismo también se transforma. Su ruptura con el judaísmo se hace total. En lugar de seguir siendo una secta excéntrica, la Iglesia avanza hacia convertirse en una gran religión mundial. Los cristianos se saben un nuevo templo, el Cuerpo de Cristo, su presencia viva en el mundo. Aquí también Dios está obrando.

El templo de Jerusalén parece construido para los siglos, pero Jesús anuncia que sus días están contados. El viejo orden pronto morirá. Lo que saldrá de esta muerte será una vida nueva e inesperada: tanto la Iglesia cristiana como el judaísmo rabínico. Dios permanece activo en el mundo.

Ana sufre por su infertilidad. La otra esposa de su esposo tiene muchos bebés y constantemente le echa esto en cara. El esposo de Hannah la ama, pero parece incapaz de comprender la profundidad de su dolor.

Hannah termina en el santuario de Shiloh. Ella está llorando, llorando amargamente y hablando en voz alta con Dios. Hannah está un poco destrozada, pero sigue rezando. Quiere un bebé varón y promete que si lo tiene, lo dedicará al servicio del Señor.

Está tan angustiada que el anciano sacerdote Eli cree que está borracha. y la confronta al respecto. Sin embargo, ella explica su dilema y el anciano la despide con su bendición.

Hannah queda embarazada. Ella da a luz a un niño y lo dedica a una tierna edad al servicio del Señor. Entonces su oración es respondida de la manera que ella esperaba. Eso suena como el final de la historia. Pero resulta ser el comienzo.

El orden establecido en Israel se ha corrompido. El hijo de Ana, Samuel, crece obediente al Señor y, a través de él, el pueblo de Dios disfruta de un nuevo comienzo.

Samuel sirve a la nación declarando la voluntad de Dios y despertando su conciencias a la necesidad de la obediencia. También discierne y unge a los llamados por Dios al liderazgo.

Samuel, el hijo de Ana, es una figura marginal, un hombre santo que no pertenece a ninguna clase social, política o económica, y por lo tanto permanece libre de parcialidad al desafiar y consolar a la gente. A través de este portavoz carismático y profético, Dios permanece activo en el mundo.

Un magnífico templo que pronto dejará de existir.

Una mujer estéril desesperada por ser madre.

Dios obra de maneras como estas. De situaciones poco prometedoras emerge nueva vida.

Las señales de actividad divina a menudo no son lo que esperamos que sean o incluso lo que queremos que sean.

Nuestra línea de visión se detiene en el horizonte , pero Dios ya está más adelante en el camino, ocupado con no sé qué.

Esperamos que el Santo trabaje en espléndidos templos que impresionan la vista, a través de espléndidos eventos de los que todos se enteran.

Pero Dios puede obrar poderosamente a través de un solo corazón afligido para poner fin a la infructuosidad. Dios puede marcar secretamente el comienzo del futuro al interrumpir lo que pensamos que permanecería sólido para siempre.

“Cuidado con que nadie los engañe,” Jesús dice. “Cuidado.” Aquellos que lo tienen resuelto, descubierto sobre la vida, sobre la política, la religión, las relaciones y cualquier otra cosa que importe… aquellos que lo tienen todo resuelto resultan no tener ni idea. Dañan su propia vida y la de los demás.

¿Con qué podemos contar? El Santo nos sorprende una y otra vez. Así es como evitamos que nos atasquemos y quedemos atascados. Dios insiste en sorprendernos. Grande es su fidelidad.

Tales sorpresas incluyen muros macizos quemados hasta los cimientos y matrices estériles que dan a luz comienzos inesperados.

Así actuó Dios hace mucho tiempo en Jerusalén y en Silo, terminando lo que tenía que terminar y otorgando vida nueva en abundancia sorprendente.

 

¿Qué es lo que está acabando el Santo entre nosotros? ¿Cómo Dios nos renueva, dando a luz lo que no esperábamos?

El Dios que contestó la oración de Ana y sobrevivió a la destrucción de Jerusalén, Aquel a quien adoramos en un lugar histórico pero contemporáneo. 8211; este Dios eterno persiste en hacer cosas sin precedentes y está lejos de terminar con nosotros su pueblo.

Podemos aceptar eso por lo que es– desafío y consuelo.

Copyright 2015 Charles Hoffacker. Usado con permiso.