Mateo 5:21-27 El mejor lugar para ver la gloria de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 5:21-27 El mejor lugar para ver la gloria de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 5:21-27 El mejor lugar para ver la gloria de Dios

Por el reverendo Charles Hoffacker

En el evangelio de hoy,
Jesús cambia las reglas.
En realidad las amplía.
Cuatro veces cita las Escrituras.
“ Habéis oído que se dijo
a los antiguos.”
Luego continúa ampliando
una obligación familiar:
“Pero yo digo a ti.”

¿Por qué
Jesús cambia las reglas?
¿Por qué toma los mandamientos establecidos
y los hace más exigentes?
Tal vez esté promoviendo una ética rigurosa
que él cree
está más cerca de la voluntad de Dios.
Tal vez esté planteando una ética imposible
para que sus discípulos
> reconocerá su inevitable insuficiencia.

Tal vez sea así.
Pero me gustaría sugerirle
que algo diferente está sucediendo.
Puede ser
que Jesús está tomando leyes
que ayudan a estabilizar la sociedad
y renovándolas
para un propósito diferente.

Considere las reglas familiares que Jesús cita:

No asesinato
No adulterio
Divorcio legalizado
La integridad de los juramentos

Estos tienen que ver con rasgos perennes de la sociedad humana:

Violencia
Sexualidad
Relaciones
Discurso

Gran parte del tiempo
cuando los seres humanos nos metemos en problemas,
tiene que ver con uno o más
de estas características perennes.

Y así mantenemos sociedades
usando reglas que nos restringen
en una variedad de formas.
Estas reglas no están destinadas
para gobernar ángeles.
Son reglas que reconocen
que los seres humanos tienen fallas
y que la sociedad es imperfecta.
Representan formas de frenar el daño
hacemos unos a otros
y a nosotros mismos.

Los mandamientos citados por Jesús
son buenos ejemplos de tales reglas.

A las personas no se les permite d matarse unos a otros;
la violencia legítima está reservada al Estado.

Las personas no deben violar los compromisos maritales;
los que se casan restringen su actividad sexual
a su cónyuges.

El divorcio está permitido, pero regulado;
la disolución del matrimonio requiere
un marco legal adecuado.

El foro público exige la veracidad del discurso
y la fidelidad a los compromisos,
por lo que los juramentos se imponen y deben ser cumplidos.

Estas exigencias éticas,
ya antiguas en tiempos de Jesús,
tienen por nosotros hoy
un anillo contemporáneo.
Pertenecen a nuestra moralidad y derecho.
Tales principios sirven para mantener unida a la sociedad
tal como lo hicieron
entre Jesús’ propio pueblo.

Pero llega Jesús
y cambia las reglas.
No abroga las leyes familiares.
No permite el asesinato, el adulterio,
> el divorcio no regulado, o la violación de los juramentos.
En cambio, anuncia una intensificación
de estos mandamientos.
¿Qué está tratando de hacer aquí?
Qué tipo de sociedad
¿Quiere establecerlo?

Preguntar sobre el tipo de sociedad
que Jesús quiere establecer
puede no ser el punto de partida correcto aquí.

Nosotros imaginemos las leyes
como muros que defienden a la sociedad del caos.
Estas leyes imponen ciertas normas mínimas.
Las experimentamos como requisitos externos
impuestos por la capacidad del estado
para imponernos un castigo.

Jesús viene,
cambia las reglas,
las expande en formas que nos desafían,
y podemos asumir naturalmente
que está tratando de reformar el orden social
a través de una nueva legislación
que representa una mejora nt
en lo que es viejo y familiar.

Pero Jesús no está haciendo esto.
Su objetivo no es mejorar la ley,
construir mejores muros
para defender a la sociedad del caos.
Su proyecto es más drástico que eso,
y puede parecernos desconocido,
incluso amenazante en su novedad.

Es Parece que
Jesús está cambiando las reglas.
Parece que quiere
un conjunto diferente de muros
para defender a la sociedad del caos.
Pero lo que hace
es señalar el problema.
Señalar el problema
en sus diferentes manifestaciones.
Y el problema es:
nuestros corazones se atascan.
Nuestros corazones se atascan atascado
y permanecer así:
esto sucede antes de que nos demos cuenta.

Nos enojamos,
no por justicia’ por amor,
sino para proteger nuestro ego.
Nos enfadamos y nos quedamos así,
y el resultado siempre es el asesinato.
Puede que no haya ningún cadáver del que rendir cuentas,
pero ocurre al menos un asesinato:
nos asesinamos a nosotros mismos.
¿Y cuál es el arma en este crimen?
Un corazón que se atascó.

Nos volvemos lujuriosos,
y aunque no puede ocurrir ninguna relación,
nuestras energías para el amor se desperdician.
Nuestros deseos no florecen
en relaciones reales
que nos bendicen y bendecir a otros.
Lo que podría haber sido santa pasión
se vuelve canceroso,
apto solo para ser cortado y expulsado
debido a un corazón que se atascó.

Nos divorciamos de personas en nuestras vidas,
ya sean cónyuges, padres,
hijos, amigos, oponentes,
y creemos que podemos hacerlo sin dolor.
Los consideramos como desechables.
Así no logramos sentir
cómo es que el Santo nos ve a todos:
somos una sola familia indivisible a los ojos de Dios.
Que expulsemos a los demás, que nos exiliemos a nosotros mismos
demuestra que nuestro corazón se ha atascado.

Damos falso testimonio,
la mentira se convierte en nuestro lenguaje,
la irrealidad nos contiene en una red.
Nuestras promesas se desploman.
Pronto todo esto se vuelve más consistente
que la verdad sobria y obstinada.
Ya no podemos sondear
las profundidades de nuestra falsedad.
Hablamos desde nuestros corazones desastrosamente;
atrapados como en cemento, nuestros corazones se quedan atascados.

Muchos de nosotros la mayor parte del tiempo
respetamos los muros
construido para proteger a la sociedad humana.
Cuando hacemos esto,
la sociedad nos recompensa con etiquetas como
“responsable” y “respetuosos de la ley.”
Somos considerados como ciudadanos sólidos.

Pero todos nosotros sufrimos, al menos un poco,
por tener corazones que están atascados.
Y algunos de nosotros tenemos corazones
que no se han movido en mucho tiempo.

Vivir la vida cristiana
no nos eleva por encima de otras personas.
En cambio,
con ella abordamos nuestro propio caso
de una enfermedad universal:
tener el corazón atascado.

Reconocer este dilema en nosotros mismos
y hacerlo una y otra vez a lo largo de la vida
requiere una extraña mezcla de humildad y audacia.

Abrirnos a la gracia de Dios
en todas sus múltiples manifestaciones
requiere de nosotros fe y esperanza.
Debemos actuar constantemente con la creencia
de que Dios obra en este mundo
y puede obrar incluso en nosotros,
liberando nuestros corazones atascados
y hacerlos
motores de vida y amor.

Aquí hay una elección
que todos debemos hacer.

¿Crees
eso lo se ala de las reglas
es todo lo que necesitamos?

¿O crees
que liberar
corazones que están atascados
es obra divina
y que esto puede ser
una realidad en tu vida?

Aquí en la tierra
el mejor lugar para ver la gloria de Dios
es en un corazón humano liberado. 1

1. Esta frase refleja una cita famosa de Ireneo de Lyon, “La gloria de Dios es la humanidad plenamente viva, y la vida de la humanidad es la visión de Dios.” (Contra las herejías, IV, 20).

Copyright 2014 Charles Hoffacker. Usado con permiso.