¿Qué fue el Coloquio de Marburgo? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Qué fue el Coloquio de Marburgo? – Estudio Bíblico

Un coloquio, en un sentido general, es simplemente una conversación. Sin embargo, el término se usa a menudo en un sentido más técnico para denotar una reunión para discutir asuntos teológicos. El Coloquio de Marburg fue una de esas reuniones que tuvo lugar en Marburg, Alemania, del 1 al 4 de octubre de 1529, entre representantes de la Reforma alemana y la Reforma suiza. Martin Luther , Martin Bucer y Philip Melanchthon de Alemania y John Oecolampadius y Huldrych (o Ulrich) Zwingli de Suiza fueron los presentadores principales, pero asistieron varios observadores y delegados.

En el momento del Coloquio de Marburg, la iglesia y el estado estaban inextricablemente entrelazados. Había gobernantes católicos que presidían territorios católicos y había gobernantes y territorios protestantes. Aunque la Reforma protestanteestaba en pleno apogeo, las fuerzas católicas parecían estar ganando poder político y militar. Felipe de Hesse fue el landgrave protestante, o gobernante, del territorio alemán de Hesse, un estado del centro de Alemania. Sintió que los territorios protestantes en Alemania y Suiza deberían formar una alianza política para resistir a las fuerzas católicas en caso de que intentaran someter por la fuerza a los territorios protestantes. Sin embargo, los protestantes luteranos querían que una confesión de fe común fuera la base de cualquier alianza, y había una diferencia teológica significativa con respecto a la Eucaristía. Felipe de Hesse convocó el coloquio en un intento de resolver el problema y lograr la unidad.

La Iglesia Católica Romana enseñó que, a través de un milagro, el sacerdote cambia los elementos de la Eucaristía en el cuerpo y la sangre reales del Señor, aunque conservan su apariencia, sabor y olor originales. Según la enseñanza católica, cuando el comulgante recibe la Eucaristía, en realidad está comiendo el cuerpo de Cristo. Esta enseñanza, conocida como transubstanciación , fue rechazada universalmente por los reformadores. Lutero y los reformadores que lo siguieron enseñaron la consustanciación(aunque el término fue acuñado más tarde). La consustanciación es la idea de que el cuerpo y la sangre de Cristo están con los elementos, pero los elementos no se transforman en el cuerpo y la sangre reales de Cristo. Otros reformadores enseñaron que el cuerpo de Cristo estaba espiritualmente presente en los elementos y que el creyente se nutre espiritualmente al recibir los elementos. Zwingli enseñó algo que se llamaría memorialismo . La Eucaristía (la Cena del Señor o la comunión) es simplemente un memorial o un ritual de recuerdo. El beneficio espiritual no proviene de los elementos sino del acto de recordar el cuerpo quebrantado de Cristo y la sangre derramada por el pecado mientras se comen los elementos simbólicos.

En el Coloquio de Marburgo se presentaron y debatieron las posiciones contrapuestas, y el resultado final fue que no se llegaría a un acuerdo sobre este tema. Sin embargo, hubo un gran acuerdo en otros temas. Lutero preparó quince artículos que ambas partes firmarían. El decimoquinto declaró muchos puntos de acuerdo con respecto a la Eucaristía y también señaló el punto principal en el que no pudieron ponerse de acuerdo. El último artículo pedía que cada lado respondiera al otro con amor cristiano.

Estos son los Artículos de Marburg, firmados el 3 de octubre de 1529:

“Primero, que por unanimidad creemos y mantenemos por ambas partes que hay un solo Dios natural, verdadero, Creador de todas las criaturas, y que este mismo Dios es uno en esencia y naturaleza y trino en cuanto a personas, a saber, Padre, Hijo y Espíritu Santo, exactamente como se decidió en elConcilio de Nicea y como es cantado y leído en el Credo de Nicea por toda la iglesia cristiana en todo el mundo.

“En segundo lugar, creemos que ni el Padre ni el Espíritu Santo, sino el Hijo de Dios Padre, Dios mismo verdadero y natural, se hizo hombre por obra del Espíritu Santo sin la agencia de la simiente masculina, nació de la Virgen pura María, era enteramente humana en cuerpo y alma, como otro hombre, pero sin pecado.

“Tercero, que este mismo Hijo de Dios y de María, indiviso en persona, Jesucristo, fue crucificado por nosotros, murió y fue sepultado, resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios, Señor de todas las cosas. criaturas, y vendrá a juzgar a vivos y muertos, etc.

“En cuarto lugar, creemos que el pecado originales innato y heredado por nosotros de Adán y es el tipo de pecado que condena a todos los hombres. Y si Jesucristo no hubiera venido en nuestra ayuda con su muerte y vida, tendríamos que morir eternamente como resultado de ello y no podríamos haber recibido el reino y la salvación de Dios.

“En quinto lugar, creemos que somos salvos de tal pecado y de todos los demás pecados, así como de la muerte eterna, si creemos en el mismo Hijo de Dios, Jesucristo, que murió por nosotros, etc., y que aparte de tal fe no podemos liberarnos de ningún pecado a través de ningún tipo de obras, posición en la vida u orden [religioso], etc.

“Sexto, que tal fe es un don de Dios que no podemos ganar con ninguna obra o mérito que la preceda, ni podemos alcanzarla por nuestras propias fuerzas, sino que el Espíritu Santo da y crea esta fe en nuestro corazón como le agrada, cuando escuchamos el evangelio o la palabra de Cristo.

“Séptimo, que tal fe es nuestra justicia ante Dios, por causa de la cual Dios nos cuenta y nos considera justos, piadosos y santos aparte de todas las obras y méritos, y por medio de la cual nos libra del pecado, la muerte y el infierno, nos recibe por gracia y nos salva, por causa de su Hijo, en quien así creemos, y así disfrutamos y participamos de la justicia, la vida y todas las bendiciones de su Hijo. [Por lo tanto, toda vida y votos monásticos, cuando se los considera como una ayuda para la salvación, están totalmente condenados.]

“Con respecto a la Palabra Externa: Octavo, que el Espíritu Santo, ordinariamente, no da tal fe o su don a nadie sin la predicación o la palabra oral o el evangelio de Cristo precediendo, sino que a través y por medio de tal palabra oral él efectúa y crea fe donde y en quien le place ( Romanos 10 [: 14ff.]). “Sobre el bautismo: Noveno, que el santo bautismo es un sacramento que ha sido instituido por Dios como ayuda a tal fe, y porque el mandato de Dios, ‘Id, bautizad’ [cf. Mate. 28:19 ], y la promesa de Dios, ‘El que cree’ [ Marcos 16:16 ], están conectados con ella, por lo tanto, no es simplemente una señal vacía o una consigna entre los cristianos, sino, más bien, una señal y una obra de Dios por la cual crece nuestra fe y por el cual somos regenerados para la vida [eterna].

“En cuanto a las buenas obras: Décimo, que tal fe, por obra del Espíritu Santo, y por la cual somos contados y hechos justos y santos, realiza buenas obras a través de nosotros, a saber, amor hacia el prójimo, oración a Dios y el sufrimiento de la persecución de todo tipo.

“Respecto a la Confesión: Undécimo, que la confesión o la búsqueda de consejo del pastor o vecino de uno debe ser sin restricciones y libre. Sin embargo, es de gran ayuda para las conciencias afligidas, turbadas o cargadas de pecados, o caídas en el error, sobre todo por la absolución o consuelo que da el evangelio, que es la verdadera absolución.

“Con respecto a las Autoridades Gobernantes: Duodécimo, que todas las autoridades gobernantes y las leyes, tribunales y ordenanzas seculares, dondequiera que existan, son un estado verdaderamente bueno y no están prohibidos, como enseñan y sostienen algunos papistas y anabaptistas. Por el contrario, [creemos] que un cristiano, llamado o nacido en ella, sí puede salvarse por la fe en Cristo, lo mismo que en el estado de padre o madre, marido o mujer, etc.

“Decimotercero, que lo que se llama tradición o las ordenanzas humanas en materia espiritual o eclesiástica, siempre que no contradigan abiertamente la palabra de Dios, pueden guardarse o abolirse libremente según las necesidades de las personas con las que tratamos, a fin de evitar ofensas innecesarias en todos los sentidos y para servir a los débiles y la paz de todos, etc.

“Decimocuarto, queel bautismo de infantes es correcto, y que por lo tanto son recibidos en la gracia de Dios y en la cristiandad.

“Con respecto al Sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo: Decimoquinto, todos creemos y sostenemos con respecto a la Cena de nuestro amado Señor Jesucristo que ambas clases deben usarse de acuerdo con la institución de Cristo; [también que la misa no es una obra con la cual se puede obtener la gracia para otro, ya sea que esté muerto o vivo;] también que el Sacramento del Altar es un sacramento del verdadero cuerpo y sangre de Jesucristo y que el espiritual participar del mismo cuerpo y sangre es especialmente necesario para cada cristiano. Del mismo modo, que el uso del sacramento, como la palabra, ha sido dado y ordenado por Dios Todopoderoso para que las conciencias débiles puedan ser estimuladas a la fe por el Espíritu Santo. Y aunque en este momento, no hemos llegado a un acuerdo sobre si el verdadero cuerpo y la sangre de Cristo están presentes corporalmente en el pan y el vino, sin embargo, cada parte debe mostrar amor cristiano a la otra parte en la medida en que la conciencia lo permita y ambas partes deben orar diligentemente al Todopoderoso. Dios que por su Espíritu nos confirme en el recto entendimiento. Amén.”

[Firmado]
Martin Luther
Justus Jonas
Philip Melanchthon
Andreas Osiander
Stephan Agricola
John Brenz
John Oecolampadius
Huldrych Zwingli
Martin Bucer
Caspar Hedio

La división entre los luteranos y los reformadores suizos existía antes de que comenzara el Coloquio de Marburg, y continuó después de que terminó. Lutero no se movió de su posición de que el significado claro de las palabras de Jesús en Mateo 26:26 era que Su cuerpo de alguna manera está literalmente presente con el pan de la comunión. Zwinglio y sus seguidores permanecieron convencidos de que la comunión es un memorial de la muerte de Cristo y que Su cuerpo real no está presente.