Santiago 3:1-12 & Marcos 8:27-38 Una historia que vale la pena compartir (Leininger) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Santiago 3:1-12 & Marcos 8:27-38 Una historia que vale la pena compartir (Leininger) – Estudio bíblico

Sermón Santiago 3:1-12 & Marcos 8:27-38 Una historia que vale la pena compartir

Por el reverendo Dr. David E. Leininger

¡CUIDADO CON TU BOCA! ¡Qué lección! Hay una historia clásica sobre un ministro que llega a la iglesia un domingo por la mañana nevoso y descubre que solo una dama ha podido llegar al culto. Da la casualidad de que el texto y el sermón del día provienen de este tercer capítulo de Santiago y se centran en el daño causado por los chismes. ¡También resultó que, de todas las personas en la congregación, esta señora era más culpable que nadie de este pecado en particular! Entonces, congregación de una sola persona o no, el pastor procedió como si hubiera una casa llena – durante veinte minutos continuos, la palabra tronó desde el púlpito sobre los peligros de la lengua demasiado suelta. Después del servicio, la dulce dama se preparó para partir y fue efusiva con sus cumplidos: “Maravilloso sermón, pastor. Es una pena que aquellos que necesitaban escucharlo no estuvieran aquí.” Uh-huh.

Otra historia, una del “ministro, sacerdote y rabino” variedad. Estos tres, los únicos clérigos de la ciudad, se habían hecho lo suficientemente buenos amigos como para hacer un viaje de pesca juntos a las tierras salvajes del norte de Canadá. Mientras estaban allí, se volvieron aún más cordiales de lo que habían sido y comenzaron a hablar sobre sus pensamientos más íntimos. El sacerdote confesó que lo pasó muy mal con su voto de celibato y que de vez en cuando se escapaba de incógnito para visitar el local de striptease en un pueblo vecino. El rabino confesó que él también tenía problemas dentro de su tradición – AMABA el tocino y, de vez en cuando, se entregaba a un enorme (y secreto) plato de tocino y huevos. El pastor permaneció en silencio durante mucho tiempo. Finalmente, cuando sus hermanos lo presionaron para que revelara sus debilidades, dijo: ‘Bueno, ya que insistes, te lo voy a decir’. Me encanta cotillear y no veo la hora de llegar a casa.” (Je, je.)

Soy más letal que el proyectil que grita del cañón. Gano sin matar. Derribo casas, rompo corazones, arruino vidas. Viajo en las alas del viento. Ninguna inocencia es lo suficientemente fuerte como para intimidarme, ninguna pureza lo suficientemente pura como para intimidarme. No tengo respeto por la verdad, ni respeto por la justicia, ni piedad por los indefensos. Mis víctimas son tan numerosas como las arenas del mar ya menudo tan inocentes. Nunca olvido y rara vez perdono. Mi nombre es GOSSIP.(1)

Y todos diríamos Amén. “No son las cosas que entran por un oído y salen por el otro las que duelen tanto como las cosas que entran por un oído, se mezclan y luego se salen por la boca.(2) Es hay alguien aqui que no haya escuchado eso? ¿No SABE eso? Lo dudo. Esto es “sentido común” cosas. Eso significa que no tengo intención de ir más lejos en esta dirección. Todos somos conscientes del daño que se puede hacer y del peligro que se debe evitar de la lengua demasiado locuaz. TEN CUIDADO. ‘Nuff dijo.

En realidad, se DEBERÍA decir algo más. En el contexto de nuestra vida juntos como iglesia, existe otro peligro con respecto a la lengua. ¡No se usa lo suficiente! Jesús preguntó a los discípulos en nuestra lección del evangelio: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Ellos respondieron: “Juan el Bautista…Elías…uno de los profetas.” Entonces Jesús los presionó aún más, “Pero, ¿quién decís que soy yo?” Pedro le respondió: “Tú eres el Cristo.” Bien por Pedro. A decir verdad, la mayoría de las personas de la iglesia en estos días estarían felices de quedarse quietos en silencio en respuesta a la pregunta – deja que Peter (o cualquier otro) responda. No es que no tengan respuesta; son un poco reacios a hablar de Jesús o Dios o cualquier cosa “iglesia” fuera del contexto de la iglesia. Las lenguas que pueden ser tan peligrosamente parlanchinas en un momento se vuelven extrañamente silenciosas al siguiente.

¿Por qué? ¿No les importa? No. A la gente le importa. Han escuchado que parte del llamado cristiano es dar testimonio de nuestra fe y, aunque puede que no haya mucha evidencia, quieren hacerlo. Creo que la mayoría de la gente está simplemente asustada. No se sienten cómodos compartiendo su fe porque no se sienten COMPETENTES en compartir su fe – no quieren equivocarse en la historia. Además de eso, nuestra cultura dice que la religión es un asunto privado, por lo que todos tenemos una maravillosa excusa para guardar silencio al respecto. Eso no debería ser así.

Quizás hayas visto la misma pegatina en el parachoques que yo he visto parafraseando la frase “Los amigos no dejan que los amigos conduzcan borrachos” Campaña. Este dice, “Los amigos no dejan que los amigos mueran sin Jesús.” ESTÁ BIEN. Pero preferiría que leyera “Los amigos no dejen que los amigos VIVAN sin Jesús.” O sin la iglesia. O sin la amistad y el compañerismo que conlleva ser un miembro activo de una congregación solidaria. O algo así.

La preocupación de que los amigos mueran sin Jesús traiciona la creencia de que la salvación es un adiós como un pastel en el cielo. No tan. Una comprensión verdaderamente bíblica insiste en que la salvación (del latín salus – salud) es también una experiencia del aquí y ahora, y se encuentra mejor en la vida de la iglesia local. ¿Quieres pruebas? Escucha estos números. La organización Gallup informa que los feligreses frecuentes tienen 48 puntos porcentuales más de probabilidades de calificarse a sí mismos como “muy felices” que aquellos que asisten erráticamente o no asisten en absoluto. Un artículo en Emerging Trends dice esto: las personas que son activas en la adoración están más orientadas a la familia, se divorcian con menos frecuencia, son tres veces más benévolas, son menos candidatas para el abuso de alcohol o drogas, dedican mucho más tiempo a las causas cívicas y contribuyen de manera más sustancial a los valores sociales. que aquellos que no adoran.(3)

Una de las cosas que escuchamos regularmente de la Generación del Baby Boom, así como de la Generación-X’ers, es el deseo de encontrar oportunidades para una vida significativa. Servicio. ¿Dónde encontramos la mejor salida para esa necesidad? La Iglesia. Otro estudio, Giving and Volunteering in the United States, muestra que las personas que son miembros de congregaciones son mucho más propensas a ser generosas tanto con el tiempo como con el dinero en una amplia variedad de actividades sin fines de lucro. Los estudios de Gallup indican que casi la mitad de los miembros de la iglesia realizaron trabajo voluntario no remunerado en el último año en comparación con solo un tercio de la población que no asiste a la iglesia; nueve de cada diez miembros de la iglesia dieron dinero a una organización benéfica, mientras que solo siete de cada diez no miembros dieron dinero.(4)

Adolescentes. Alguien ha dicho que el adolescente promedio tiene más tentación de pecar camino a la escuela por la mañana que su abuelo el sábado por la noche cuando estaba buscándolo. Los años de la adolescencia son duros. Gallup dice que del 76% de los adolescentes que dijeron ser miembros de congregaciones religiosas, el 62% también eran voluntarios y el 56% hizo contribuciones caritativas. Por el contrario, aquellos que no tenían afiliación a ninguna iglesia se ofrecieron como voluntarios solo el 44 % del tiempo, y solo el 25 % donaron a causas dignas.(5)

Si estos adolescentes son la generación que pronto estará a cargo en este nación (y administrando mi Seguro Social y Medicare), preferiría arriesgarme con los que ESTÁN EN las iglesias que con los que están afuera, ¿no es así? Entonces, ¿cómo aprenden nuestros amigos que no asisten a la iglesia todos esos beneficios? (Y si le preocupa no conocer a nadie que no sea ya parte de una iglesia, la verdad es que, si es como el resto de Estados Unidos, aproximadamente la MITAD de sus amigos no han ido a la iglesia en el pasado seis meses a excepción de una boda o un funeral, una Navidad o una Semana Santa, que los hace “no ir a la iglesia. ; pero si no asisten, no asisten a la iglesia.)

¿Cómo logramos que esos amigos nuestros que no asisten a la iglesia “a la iglesia?” Alguna LENGUA tiene que decirles. ¿Qué hay de la tuya? El momento no podría ser mejor – ¡Hoy es Domingo de Evangelismo! ¿Cómo lo haces? Solo invita. Simple. No es necesario un discurso religioso profundo. No necesitas ninguna fórmula, ni Cuatro Leyes Espirituales, ni Dos Preguntas, como lo hace la gente de la televisión. Simplemente invite, y cuanto más específica sea la invitación (a algún evento o actividad en particular), mejor. Incluso si no pueden aceptar su invitación a ESTE evento, inténtelo de nuevo para otro. Si quieren hablar de cosas espirituales, bien – cuenta tu historia como llegaste a la fe, la iglesia, lo que ha significado en momentos importantes de tu vida. Esa es una historia que vale la pena compartir. Y todos los estudios indican que sus amigos apreciarán su interés en ellos.

Vivimos en quizás la nación más religiosa del mundo técnicamente avanzado – El 95% de nosotros decimos que creemos en un Dios o Ser Supremo. El ochenta por ciento dice que oramos regularmente. El cuarenta por ciento dice que estuvimos en el culto la semana pasada (aunque solo la mitad de los que dijeron eso en realidad asistieron). Muchos de los que actualmente no asisten a ninguna parte fueron miembros activos en alguna iglesia en el pasado, y tres de cada cinco dicen que responderían positivamente a una invitación. ¿Cuándo fue la última vez que invitaste a alguien a ir a la iglesia contigo? ¿Cuándo fue la última vez que invitaste a FIVE? ¡TRES podrían venir! Mueve esa lengua.

Ahora, una cosa a tener en cuenta: – si invitas a tus amigos, como indican las estadísticas, es posible que vengan. Y si vienen una vez, es posible que quieran venir de nuevo. Y una y otra y otra vez. Incluso podrían querer unirse. Más aún cuando traen a SUS amigos, y luego SUS amigos traen a SUS amigos. Oh, lo sé – eso es lo que la iglesia necesita para crecer. Y cuanto más crecimiento, mejor – más gente, más programas, más dinero. Están sucediendo muchas cosas.

Eso cambiará este lugar. De repente, First Presbyterian será diferente …y para nosotros suponer que todos estarían felices por eso es ingenuo. Esta es una congregación amorosa, y eso es maravilloso – somos familia. No perfecto, de ninguna manera; después de todo, cuando los cristianos se reúnen en iglesias, todo lo que puede salir mal tarde o temprano sale mal. Esa sería la Ley de SAN Murphy. No importa. Lo crea o no, existe un peligro con una “congregación amorosa” – la “familia” El círculo de amor puede ser tan fuerte que los extraños no pueden entrar. Tenemos que tener cuidado.

Uno de mis amigos cibernéticos, Roy Lloyd, entrevistó a la difunta Madre Teresa varias veces a lo largo de los años y su respuesta a una de sus preguntas salta a la vista en este contexto. Él le preguntó: “¿Cuál es el mayor problema del mundo actual?”Ella respondió, sin dudarlo, “El mayor problema del mundo actual es que dibujamos el círculo de nuestro familia demasiado pequeña. Necesitamos dibujarlo más grande cada día.”(6) Amén.

Otro amigo tiene una galería de imágenes en su iglesia con fotografías de muchos de los miembros. Él dice, “no sé cuántas veces en una boda o alguna otra función en el edificio que alguien miró las fotos y dijo: ‘no sabía que habían ido a esta iglesia.’ ¿Por qué no lo sabían? (7) pregunta. Lo sabes tan bien como yo. ¿Saben TUS amigos a qué iglesia vas? Creo que se ha aclarado el punto.

James dice que cuides tu lengua. Ten cuidado con lo que dices. Y el discipulado cristiano dice que necesitamos poner esa lengua en movimiento de la manera correcta. Requerirá algo de reflexión, algo de preparación y seguramente algo de oración mientras pide la guía de Dios para abrir las puertas a sus invitaciones.

Un último consejo: ¡NO SE DESANIME! En las palabras del Apóstol Pablo, “No nos cansemos, pues, de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”(8) Esto es, después de todo , una historia que vale la pena compartir. Una antigua leyenda relata el regreso de Jesús a la gloria después de su tiempo en la tierra. Incluso en el cielo llevó las marcas de su peregrinaje terrenal con su cruz cruel y su muerte vergonzosa. El ángel Gabriel se le acercó y le dijo: “Maestro, sufriste terriblemente allá abajo. ¿Saben y aprecian cuánto los amabas y lo que hiciste por ellos? Jesús respondió: “¡Oh, no! No todavía. En este momento, solo un puñado de personas en Palestina lo sabe. Pero Gabriel estaba perplejo. Él preguntó: “Entonces, ¿cómo sabrán las personas lo que has hecho y tu amor por ellos?”

Jesús dijo: “Le he preguntado a Pedro, Santiago, Juan, y algunos amigos más para contarles a otros sobre mí. Aquellos a quienes se les dice se lo dirán a los demás a su vez. Y mi historia se extenderá hasta los confines del mundo. En última instancia, toda la humanidad habrá escuchado. Gabriel frunció el ceño y se mostró bastante escéptico. Él sabía de qué pobre material estaban hechos los humanos.

Él dijo: “Sí, pero ¿y si Pedro, Santiago y Juan se cansan? ¿Qué pasa si las personas que vienen después de ellos se olvidan? ¿Qué pasa si simplemente no lo dicen? ¿Cuál es tu plan alternativo?”

Jesús respondió: “No tengo otro plan.”(9) ¡Amén!

1. Morgan Blake, periodista deportivo del Atlanta Journal, citado en Bible Illustrator para Windows, disquete, (Hiawatha, IO: Parsons Technology, 1994)

2. James S. Hewett, Ilustraciones ilimitadas (Wheaton: Tyndale House Publishers, Inc, 1988), pág. 256

3. Herb Miller, “¿Estamos invitando?” Invite a Friend Action Guide, (Princeton, NJ: Religion in American Life, 1996), pág. 5

4. George Gallup, “Congregaciones fieles y la buena sociedad,” Invite a Friend Action Guide, (Princeton, NJ: Religion in American Life, 1996), pág. 9

5. ibíd.

6. Roy Lloyd, a través de Ecunet, “CHAT DE CAJÓN INFERIOR,” #1202, 12/9/97

7. Brian Stoffregen, vía Ecunet, “Gospel Notes for Next Sunday,” #482, 8/9/978. Gálatas 6:99. Hewett, págs. 70-71

Copyright 2003 Dr. David E. Leininger. Usado con permiso.